Futbolistas que ‘volvieron’ a casa
Martín Palermo (Boca Juniors), Paolo Futre (Atlético de Madrid), Johan Cruyff (en la imagen, en un partido de veteranos del Ajax), José Antonio Reyes (Sevilla), Alfonso Pérez Muñoz (Betis) y Martín Vázquez (Real Madrid). 20minutos

La vuelta de Fernando Torres al Atlético de Madrid, tras su paso por Liverpool, Chelsea y Milan, representa una nueva historia de un jugador que retorna al equipo de sus amores.

No es el primero, y tampoco será el último. Antes lo hicieron otros colchoneros como el argentino Diego Simeone o el portugués Paulo Futre y futbolistas de otros clubes, como Rafa Martín Vázquez en el Real Madrid; José Antonio Reyes, en el Sevilla; o Alfonso Pérez, en el Betis. También en Europa, Johan Cruyff dejó el Ajax para triunfar, entre otros equipos, en el Barça, y luego volver. Frank Rijkaard hizo lo propio en el equipo holandés. Una práctica, la de volver al club que te hizo triunfar, que se realiza mucho en el fútbol sudamericano —Palermo, Kaká, Aimar...—.

Son ejemplos de futbolistas que bien por intereses propios, del club o bien por circunstancias particulares, provocaron su abandono de aquel club en el que estaban como en casa para emprender un nuevo rumbo. Un viaje con billete de vuelta.

- Fernando Torres. Su regreso al Atlético de Madrid siete años y seis meses después de su salida del equipo madrileño supone dejar atrás un bagaje de siete temporadas en la Premier League inglesa y media campaña en el Calcio italiano con 324 partidos en su haber, tres títulos de clubes —Copa Inglesa, Liga de Campeones y Liga Europa, todos con el Chelsea— y 128 goles. El 'Niño' Torres firmó su marcha del Calderón en julio de 2007 con 23 años hacia el Liverpool; ahora vuelve en uno de sus momentos más bajos como profesional.

- Diego Simeone. El actual técnico colchonero recaló por primera vez en el Atlético con 24 años procedente del Sevilla. Llegó al Atlético para el ejercicio 1994-95. Tras una campaña 1996-97 en la que llegó con los rojiblancos hasta los cuartos de final de la Liga de Campeones, Simeone se marchó a la liga italiana para jugar en el Inter de Milán, donde ganó una Copa de la UEFA, y en la Lazio, donde ganó el campeonato italiano y la Supercopa de Europa. Seis temporadas después, regresó a un Atlético que afrontaba su segundo año tras el ascenso. El 'Cholo' disputó 32 partidos de rojiblanco, 27 como titular; en su segunda temporada tras el regreso, no logró tener la misma continuidad y decidió marcharse a concluir su carrera al Racing de Avellaneda argentino.

Simeone regresó al Atlético seis temporadas después, pero solo estuvo dos años para irse al Racing de Avellaneda para retirarse

- Rafael Martín Vázquez. Formado en el Castilla, el extremo jugó en el Real Madrid siete temporadas (desde 1983 hasta 1990) desde que debutara con 17 años. Tras lograr cinco Ligas, entre otros títulos, Martín Vázquez se marchó al fútbol italiano —Torino— y al francés —Marsella—, pero solo dos años después regresó al club de sus amores. Su vuelta no fue todo lo fructífera que se esperaba, y su carrera se fue diluyendo por culpa, en gran parte, de las lesiones.

- Hristo Stoichkov. Considerado el mejor futbolista búlgaro de todos los tiempos, Stoichkov jugó en varios equipos durante su carrera deportiva. Los más significativos, el CSKA de Sofía (su primer equipo) y el Barça, a donde llegó en 1990 formando parte del mítico 'Dream Team' y logrando la Copa de Europa. En 1995 fichó por el Parma italiano, pero regresó al Barcelona en 1996, equipo que abandonó finalmente para regresar, a su vez, al CSKA de Sofía en 1998.

Si se habla de vueltas de hijos pródigos, mucho se habló en años recientes de Cesc Fábregas, que había iniciado su carrera deportiva en el club catalán hasta que el Arsenal se lo llevó cuando tan solo tenía 16 años. Después de ocho años en Inglaterra, y tras una campaña para que volviera a la disciplina culé en la que se implicaron incluso jugadores del equipo catalán, Cesc volvió al Barça el 15 de agosto de 2011. Sin embargo, Cesc no ha sido capaz de triunfar tras varias temporadas como culé y, finalmente, el pasado verano volvió al fútbol inglés con la camiseta del Chelsea.

- José Antonio Reyes. Fue el jugador más joven en debutar en Primera División con el Sevilla (16 años) y el jugador más joven en anotar un gol en Primera División. El equipo de Nervión aceptó una oferta millonaria del Arsenal (30 millones) y lo vendió en la temporada de invierno de la 2003-04. Allí consiguió una Premier League (siendo el primer español en conseguirlo). Tras pasar por Real Madrid y Atlético, en enero de 2012 Reyes volvió al Sevilla por tres millones y medio de euros conquistando su segunda Europa League en 2014.

- Paulo Futre. Forma parte de los retornos ilustres de la historia del club rojiblanco, aunque fuera más simbólico que competitivo. Paulo Futre, que jugó en el Atlético entre 1987 y 1993 y ganó dos Copas del Rey como rojiblanco, salió del club a mitad de la temporada 1992-93 con destino al Benfica. Cuatro años después, y tras pasar por el Olympique de Marsella, el Reggiana, el Milan y el West Ham e incluso anunciar su retirada por una lesión de rodilla, Futre retornó al Vicente Calderón. Lo hizo en septiembre de 1997 jugando unos minutos en un 5-0 del Atlético al Valladolid, pero no jugó más que diez encuentros.

Stoichkov triunfó con el Barça del 'Dream Team', se fue al Parma y solo un año después volvió al club culé

- Alfonso Pérez Muñoz. Tras despuntar en el Real Madrid, Alfonso fue cedido al Betis en 1995, algo que le cambiaría su vida deportiva. Marcó 25 goles en una de las temporadas que pasó en el club bético, y se convirtió en el jugador del Real Betis que más goles marcó en una sola temporada en Primera División. Jugó un total de 152 partidos en sus primeras cinco temporadas que estuvo en el equipo sevillano, anotando 57 goles. Para entonces, ya era un ídolo de la afición verdiblanca. Sin embargo, el Barça apostó por él, allí se fue, pero no le vio triunfar. Tras dos temporadas en las que pasó también por el Olympique de Marsella, el delantero volvió a ser cedido en la 2002-03 al Real Betis, donde estuvo dos años y medio en los que jugó poco, en parte por las lesiones.

- Darko Kovacevic. El delantero serbio vivió dos etapas en la Real Sociedad, y en las dos ofreció el mejor nivel de su carrera. Después de tres años goleando en el club donostiarra, en 1999 el serbio se marchó al fútbol italiano, militando en la Juventus y la Lazio. Pero, en 2001, volvió al equipo realista hasta 2007. En su segunda etapa, Kovacevic jugó 130 partidos en Liga y marcó 48 goles.

Históricos

- Johan Cruyff. Nueve años jugó en el Ájax, donde forjó su leyenda logrando 246 goles, tres Copas de Europa y tres Balones de Oro. Sin embargo, el delantero abandonó el club de sus amores para recalar en el Barça, donde siguió maravillando al mundo. Acabada su etapa como culé, Cruyff hizo las Américas antes de volver a España, esta vez de la mano del Levante. La carrera de Cruyff parecía estar llegando a su fin, pero, para sorpresa de todos, fichó de nuevo por el Ajax con 34 años. Dos temporadas estuvo, ganando la liga en ambas, además de una Copa. Su presidente decidió no renovarlo y se marchó al Feyenoord, eterno rival del Ájax. Allí ganó otra Liga y otra Copa.

- Frank Rijkaard. Formado en las categorías inferiores del Ajax, jugó en el equipo de Ámsterdam entre las temporadas 1980-1981 y 1987-1988. Después, se marchó para lograr éxitos en el Milan, sobre todo (logró dos veces la Liga de Campeones). Acabó su carrera jugando dos años (1993-95) en su club de origen, y lo hizo a lo grande, ganando otra Champions.

El fútbol sudamericano

Lo que ha hecho Torres es una práctica habitual en el fútbol sudamericano. Estrellas que triunfan con el equipo en el que se forman para luego dar el salto a Europa y terminar su carrera, en una gran mayoría de los casos, de nuevo en el equipo que los vio nacer.

- Juan Román Riquelme. Todo un ídolo de la afición de Boca Juniors, con el que debutó y con el que ha ganado 11 títulos. Riquelme siempre lo ha tenido en la recámara, viviendo en el equipo argentino nada menos que cuatro etapas. Finalmente, en 2014 fichó por Argentinos Junior, logrando llevar al equipo a la máxima categoría del fútbol argentino.

- Pablo Aimar. Comenzó su andadura profesional en River Plate, club al que ha vuelto casi 15 años después de su salida. Pieza clave en el equipo argentino, Aimar probó suerte en Europa, triunfando, sobre todo, en el Valencia (205 partidos y 34 goles). Las aficiones del Zaragoza, Benfica y Johor malasio le han visto jugar hasta que este diciembre ha vuelto al club que le vio nacer.

- Kaká. Del Sao Paulo salió y al Sao Paulo ha vuelto, cedido por el Orlando City de la MLS con el que jugará a partir de enero. Las lesiones han lastrado la carrera del futbolista brasileño, que ha pasado por Milan (en etapas) y Real Madrid. Una trayectoria que parece estar en su recta final.

- Martín Palermo. Estudiantes le vio nacer y Boca, explotar. Probó suerte en España, recalando en equipos como Villarreal, Betis y Alavés, para volver de nuevo a Boca en 2004, cuatro años después de su salida. Una segunda etapa dorada que se dilató hasta 2011 y en la que logró 145 goles. Allí se retiró.