Fernando Alonso
Fernando Alonso, en la sede del Club Automovilístico austriaco OeAMTC, en Viena. EFE

El piloto español Fernando Alonso (McLaren-Honda) pidió este miércoles prudencia al volante y recordó que la carretera no es un circuito de Fórmula 1, durante la presentación en Viena de una campaña de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para reducir los accidentes de tráfico.

"Siempre con cinturón de seguridad", "No escribas mensajes mientras conduces" o "Ni una gota de alcohol al volante", son algunos de los mensajes de la campaña de sensibilización mundial en la que Fernando Alonso, junto a otras figuras como Valtteri Bottas, aparece en carteles repartidos por Austria y que llegarán luego a otros países.

"El 90% de los accidentes mortales son por fallos humanos", lamentó el bicampeón mundial en una rueda de prensa, en la que recordó que en Fórmula 1 el piloto usa seis cinturones de seguridad.

"El cinturón de seguridad puede ser la diferencia entre la vida y la muerte", añadió Alonso.

Según la FIA, 3.500 personas mueren cada día en el mundo en accidentes de circulación y, de ellos, 500 son menores de edad. Los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte en el mundo entre los 15 y los 29 años.

El piloto español pidió que los conductores estén "atentos y concentrados en la carretera" y que circulen de forma respetuosa con los demás usuarios de la vía.

Alonso subrayó que, como piloto profesional y modelo de comportamiento para jóvenes, quiere mandar el claro mensaje de que correr en un circuito solo es posible porque se hace con las mayores medidas de seguridad, unas circunstancias que no se dan en una carretera convencional.

"Como pilotos profesionales debemos difundir este mensaje: corremos cada fin de semana pero lo hacemos en un ambiente seguro", con un circuito, coches y medidas que ponen la seguridad como prioridad absoluta.

"En la carretera es distinto", afirmó Alonso, que pidió "usar el coche como un medio de transporte y hacerlo de forma segura", así como conducir de forma concentrada y con la máxima atención, incluso en los trayectos más cortos.

El piloto recordó aspectos personales, como que aprobó el carné de conducir "a la primera". "En carretera nunca he tenido un accidente ni he sido multado por sobrepasar el límite de velocidad", dijo.

También confió en que la tecnología mejore la seguridad y mencionó que muchos de los avances que hoy se usan en los coches se probaron primero en la Fórmula 1.