Fernando Alonso al volante del Toyota Hilux
Fernando Alonso al volante del Toyota Hilux TOYOTA GAZOO RACING

El actual campeón del Mundial de Resistencia de la FIA utilizó el Toyota Hilux, ganador del Dakar en su edición del 2019. "Han sido unos días bastante positivos, en los que he intentado aprender todo lo que podíamos y absorber la información que me daba el equipo", señaló Alonso en declaraciones facilitadas por el equipo Toyota.

El conductor asturiano ya había probado en Sudáfrica el pasado marzo, tras lo cual decidió expandir su ya impresionante nómina de carreras para afrontar desafíos de participar en un rally de tanta enjundia. Después de una trayectoria hasta la fecha siempre en asfalto, la transición a pistas de grava y dunas de arena le ofreció una prueba severa, pero Alonso se adaptó rápidamente al territorio namibio.

El bicampeón del mundo reconoció incluso que durante el test había superado "muchas dunas", la mayor dificultad en esta modalidad. "Pero también hemos conducido en algo de terreno normal. Hemos intentando aprender del coche en cada kilómetro y aunque queda mucho trabajo por hacer, han sido días positivos", sentenció.

Fue asesorado en Namibia por el sudafricano Giniel de Villiers, otrora ganador del Rally Dakar y compañero de equipo de Alonso en las labores del conjunto Toyota Gazoo Racing. Por su parte, el piloto de Barrydale realizó una sesión de prueba al mismo tiempo que el ovetense.