El brutal primer relevo de Fernando Alonso en las 24 horas de Daytona: de 9º y a 1º

Fernando Alonso, durante las 24 horas de Daytona.
Fernando Alonso, durante las 24 horas de Daytona.
IMSA PHOTO

Fernando Alonso fue el segundo piloto del equipo Wayne Taylor Racing en salir a pista en las 24 horas de Daytona 2019. El asturiano cogió el relevo de Jordan Taylor cuando se habían disputado unas dos horas de carrera, después de un primer stint del norteamericano complejo y que dejó su coche en manos del español en octava posición, en un momento de bandera amarilla.

El motivo de esta amarilla fue una rotura de motor del Porsche 99 de la categoría GTD, una de las cuatro que compiten de manera simultánea en esta carrera de resistencia. El arranque de Alonso en la carrera no fue el más cómodo, ya que además fue una parada lenta por un problema en la telemetría, como explicaron desde el equipo.

No obstante, pese a que fue un inicio lejos de lo esperado, Alonso pronto empezó a sacar la garra y muy pronto ganó posiciones. En apenas tres giros ya había pasado del octavo al sexto puesto y comenzó al volante de su Cadillac una gran pelea con el Acura que en ese momento pilotaba el brasileño Helio Castroneves.

Conforme pasaron las vueltas, Alonso demostró que no venía de comparsa, ni mucho menos. Primero cayó Dane Cameron con el Acura 6 de Penske, en el que también milita el conocido Juan Pablo Montoya, y después comenzó una gran pelea con el otro Acura, con el veterano Helio Castroneves  (con él se reencontrará en las 500 Millas de Indianápolis) al volante. El adelantamiento definitivo fue sobre Rene Rast, que al volante del Mazda que hizo la pole no tuvo más remedio que ceder ante el empuje del asturiano.

Todo el mundo festejó el espectacular pilotaje del español, evidentemente con sus compañeros de equipo los primeros. El propio Taylor ironizaba: "El tal Alonso este parece bueno...".

Alonso llegó a gozar de 24 segundos de ventaja, pero una inoportuna bandera amarilla y un largo 'full course yellow' privó al español de seguir aumentando su margen. Tan bien estaba rodando que desde el equipo decidieron que siguiera un poco más (en lugar de los tres stints que hizo Taylor antes, él hizo cinco), hasta que dejó su asiento a Kamui Kobayashi.

El español cerró su primer relevo de la carrera después de 2 horas, 50 minutos y 16 segundos, tras 94 vueltas dadas y dejando una ventaja de 18 segundos sobre el Mazda 77, que en ese momento pilotaba Tristan Núñez. La presión quedó en manos del resto de equipos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento