Luis Fernández
Luis Fernández durante la charla con 20 Minutos. (Kako Rangel) Kako Rangel

José León, presidente del Real Betis, que acudió al primer entrenamiento de Paco Chaparro como técnico, dijo que Luis Fernández, tras la goleada ante Osasuna (0-5), estaba afectado, y que cuando se le planteó la destitución "no opuso mucha resistencia y aceptó".

El directivo bético analizó el trabajo del técnico hispano-francés al frente del club y dijo que no estaban ya "muy contentos porque comenzó con mucha fuerza pero, poco a poco se fue deteriorando hasta cumplir tres meses sin ganar".

"Si os digo la verdad, cuando hablamos no opuso mucha resistencia y aceptó" la destitución, subrayó Pepe León.

Sobre la rescisión del contrato con el entrenador francés, León aclaró que "Luis tenía unos ingresos extra si mantenía al equipo en Primera".

"Si el equipo logra la permanencia los cobrará, y si no lo hace, no los percibirá", añadió.

Sobre la ira de los béticos

León comprende "al aficionado que está harto y tiene que expresar su opinión dentro del estadio".

"Lo acepto. Pero es una historia que ya se repite porque en el pasado también hubo alguno (directivo) que tuvo que salir por la puerta de Alberto Tenorio", un empleado del club que vivía en el campo.

Sobre Paco Chaparro, el nuevo técnico, León comentó que "es un hombre de la casa que ya ha ocupado este sitio en otros momentos y pensamos que es el hombre capacitado para sacar adelante la situación".

Por último, el presidente informó sobre el sentir del máximo accionista, y dijo que "Lopera está preocupado por la situación del equipo y por eso ha buscado un revulsivo", y advirtió que si se produce el descenso "los ingresos en Primera y en Segunda no son iguales y no es lo mismo reforzar un equipo en Primera que en Segunda".