Felipe Reyes.
Felipe Reyes. EFE

La final de la Copa ACB entre Real Madrid y Barcelona se ha visto envuelta en una tremenda polémica final, después de que los colegiados tomasen dos decisiones realmente protestadas por uno y otro bando.

La primera de ellas ha sido cuando Randolph le ha hecho una tremenda falta a Singleton, que los colegiados no han considerado como tal, lo que ha provocado el tremendo enfado de los jugadores del Barcelona.

El Real Madrid se ha puesto por delante después de esa acción, pero la polémica ha caído del otro lado después de que el propio Randolph hiciera un tapón que parecía legal a Tomic, que los colegiados han considerado ilegal y que ha significado el triunfo para el Barça.

Las cámaras de Vamos han captado el momento en el que los jugadores del Real Madrid entraban en los vestuarios, y se ha escuchado a Felipe Reyes realmente enfadado: "¡Ha sido un puto robo!", gritó el jugador del Real Madrid, que se quejó amargamente: "Igual que el año pasado, igual que el año pasado", repitió de forma constante.

Juan Carlos Sánchez, director de la sección de baloncesto, habló tras el encuentro: "Queremos que se tome nota de estas acciones. Hubo un error en Gran Canaria el año pasado y en Madrid y ante nuestro público ha vuelto a pasar. Ya está bien, hay que decir basta", aseguró.