Fallece Marco Simoncelli tras sufrir un grave accidente en la carrera de MotoGP en Malasia

El piloto italiano Marco Simoncelli.
El piloto italiano Marco Simoncelli.
EFE

El piloto italiano de MotoGP, Marco Simoncelli, ha fallecido tras sufrir un grave accidente en el Gran Premio de Malasia de MotoGP, que se celebraba este domingo en el circuito de Sepang.

Fuentes de la clínica del circuito confirmaron que, momentos antes de fallecer, el italiano se encontraba en parada cardiorrespiratoria, y se encontraban intentado reanimarle, esfuerzos que finalmente no sirvieron para salvar su vida.

En la segunda vuelta de la carrera, el italiano perdió el control de la moto y se fue al suelo. Justo después, fue arrollado por Colin Edwards y Valentino Rossi, perdiendo el casco y quedando inerte sobre el asfalto de Malasia.

La carrera fue cancelada por la organización minutos después del accidente. Las pocas noticias sobre su estado de salud, el rostro de su padre, que estaba hundido a las puertas del centro médico, o los gestos de Valentino Rossi, también implicado en el siniestro, no hacían presagiar nada bueno.

Simoncelli tenía 24 años, y fue campeón del mundo en 125cc y 250cc antes de pasar a MotoGP. Su muerte es un nuevo golpe al mundo del motociclismo, que hace solo 13 meses también perdió al japonés Shoya Tomizawa, que murió en otro accidente en el Gran Premio de San Marino (Italia).

Trataron de reanimarle durante 45 minutos

Los médicos de la clínica del circuito de Sepang, que habitualmente atienden a todos los pilotos en los grandes premios del Mundial de motociclismo y encabezados por el italiano Michele Macchiagodena, director médico, explicaron en una breve conferencia de prensa que trataron de reanimar a Marco Simoncelli durante 45 minutos.

"Simoncelli entró en parada cardiorrespiratoria como consecuencia del fuerte impacto que recibió en la cabeza, cuello y pecho, por lo que se procedió a su intubación y a la realización de maniobras de recuperación durante más de cuarenta y cinco minutos, pero todas ellas resultaron vanas y a las 16.56 (08.56 gmt) horas se declaró oficialmente muerto al piloto", explicó Macchiagodena.

Apenas hubo palabras en la conferencia salvo para explicar las causas del fallecimiento del piloto, además de explicar que el estadounidense Colin Edwards, involucrado en el accidente, había sufrido una fractura de hombro que ya se había reducido y se encontraba sedado en la clínica del circuito.

Márquez no corrió

Antes del fatídico accidente, el Gran Premio de Malasia ya había sido bastante movido, al confirmarse oficialmente a primera hora de la mañana que el español Marc Márquez (Suter) no podría disputar la carrera como consecuencia del fuerte golpe que se dio en la primera vuelta de los primeros entrenamientos libres del viernes.

Tanto el piloto como el equipo intentaron por todos los medios estar en la carrera malaya y así fue que no hizo ningunos entrenamientos libres y en los oficiales apenas dio tres vueltas para conseguir una que le clasificase.

El domingo, con casi dos días de descanso, Márquez se sintió mejor pero tras el control médico, en el que le explicaron los problemas de sufrir el denominado "síndrome del segundo impacto", de manera consensuada equipo, piloto y médicos decidieron que no disputase la carrera.

Bradl no sentenció

Stefan Bradl tenía a su alcance ganar el título mundial de Moto2, pero para ello debía ganar. Desde la salida, el alemán se puso al frente de la carrera, superado inicialmente por el suizo Thomas Luthi (Suter) y ellos fueron los que con el paso de las vueltas se acabaron distanciando de sus rivales, entre los que destacaron los hermanos Espargaró, Aleix (Kalex) y Pol (FTR), si bien fue este último el que se acabó adjudicando la tercera posición del podio.

Durante buena parte de la carrera fue Bradl el que marcó el ritmo en la misma y no fue hasta el decimoséptimo giro cuando Luthi tomó la iniciativa y le superó.

Bradl reconoció después que dejó hacer a su rival para estudiarlo y saber donde pasarlo para cerrar todos los huecos y ganar una carrera que le daba el título.

No le dio tiempo, la caída del español Axel Pons (Kalex) una vuelta después obligó a mostrar bandera roja y dar por concluida la carrera al quedar el piloto en medio de la pista.

Tal y como indica el reglamento la clasificación final se establece en función de la última vuelta que dan todos los pilotos, en este caso la decimoséptima, en la que Thomas Luthi era el líder, razón por la cual el suizo le amargó el título al alemán pero consiguió su primera victoria en Moto2 y también desde que en 2005 se proclamase campeón del mundo de los 125 c.c.

Terol se queda a las puertas

Ahí, en 125 c.c., se podía proclamar campeón del mundo el español Nico Terol (Aprilia), tan solo le bastaba con acabar por delante del francés Johann Zarco (Derbi) y lo cierto es que durante buena parte de la carrera Terol impuso el ritmo a sus rivales.

Fue en el tramo final cuando el desgaste de los neumáticos le provocó un susto que permitió a Maverick Viñales (Aprilia) y el alemán Sandro Cortese (Aprilia), superarlo en primera instancia, aunque un segundo susto propició también que le aventajara también el propio Zarco y su compañero de equipo, Héctor Faubel.

Extenuado por el esfuerzo no pudo ni llegar a su taller y Terol se bajó de la moto en una zona del circuito, se quitó el casco y los guantes y tuvo que ser atendido por una pequeña deshidratación. Su primer y único título mundial tendrá que esperar hasta el 6 de noviembre en Valencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento