El entrenador de baloncesto Manel Comas ha fallecido este lunes a los 67 años a consecuencia del cáncer que le fue diagnosticado hace un año y medio. El extécnico de equipos como el Barcelona o el Cajasol, que actualmente era comentarista de partidos de la liga ACB con Televisión Española, ha sido hallado muerto en su domicilio. Según confirman a 20Minutos fuentes cercanas al entrenador, ha sido el hijo de Comas quien le ha encontrado muerto en su casa.

El presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), José Luis Sáez, ha calificado a Comas de "referente de los banquillos y una personalidad única". Sáez se expresó así en su cuenta de una red social, en la que se declara "en estado de shock por la noticia de la muerte" de su "amigo" Comas, en un mensaje que concluye "DEP Sheriff" en referencia al apodo con el que se conocía al técnico.

Era un referente de los banquillos El presidente del Herbalife Gran Canaria, Joaquín Costa, ha asegurado en la página web del club que el técnico fue "un hombre que amó el baloncesto y triunfó como entrenador, padre y amigo". En ese sentido, ha destacado la "gran amistad" que le profesaba pues fue el primer entrenador que le dio la oportunidad de dirigir a nivel profesional. "Me encargó coordinar las categorías de base y ser segundo técnico" del Joventut de Badalona, ha recordado.

"Aunque al final de su vida no fue muy afortunado, siempre le admiraré como entrenador y como persona", ha agregado Costa. El Gran Canaria ha expresado su "más sentido pésame" a familia y allegados de uno de los entrenadores "más carismáticos e importantes" del baloncesto español en las últimas décadas. Su funeral se celebrará este martes (12.45 horas) en el Tanatorio de Can Ruti, según ha informado el Joventut de Badalona, uno de los equipos que dirigió.

Lucha contra el cáncer

En enero del año pasado, Comas anunció a través de una carta dirigida a TVE que padecía un cáncer y que por ese motivo dejaba de ejercer como comentarista de la cadena pública.

Fue el comentarista de Teledeporte Arseni Cañada el encargado de leer la carta de quien fuera conocido como el 'Sheriff': "Queridos amigos: durante un tiempo no podré acompañaros en las retransmisiones porque tengo que jugar el partido más importante de mi vida. Me han diagnosticado un cáncery esto me lleva a dedicar todo mi tiempo y energía a curarme".

"Estoy seguro de que muy pronto podré volver a compartir tiempo y baloncesto con todos vosotros. Aprovecho para agradecer las muestras de apoyo de aquellos que ya conocíais la noticia. No olvidéis que el sheriff siempre puede con los malos. Un fuerte abrazo y hasta muy pronto", añadía en su misiva.

Un entrenador de éxito

Comenzó a entrenar a finales de los años 70 y dirigió a once equipos diferentes de la Liga española Apodado 'El Sheriff' por su fuerte carácter en las pistas y por su característico bigote, comenzó a entrenar a finales de los años 70 y dirigió a once equipos diferentes de la Liga española, alcanzando 392 victorias, siendo el técnico que más logró sólo por detrás de Aito García Reneses.

Dirigió al Joventut de Badalona en dos etapas diferentes, al CAI Zaragoza, también en dos períodos, y al Taugrés Vitoria. Como técnico del equipo vitoriano Comas logró una Copa de Europa y una Copa del Rey, mientras que con el badalonés ganó la Copa Korac de 1981. También dirigió a Cáceres, Barcelona, Manresa, Valladolid, Murcia, Baskonia y Cajasol.

Presuntos abusos

Los últimos meses no fueron fáciles para Comas, quien no sólo tuvo que afrontar el cáncer sino también las acusaciones de presuntos abusos sexuales a dos chicas disminuidas cuando en 2008 entrenaba al equipo Cajasol de baloncesto. La Fiscalía pedía nueve años de cárcel por dos delitos de agresión sexual continuada y el abogado de las víctimas, una indemnización de 20.000 para cada una de ellas por el daño moral.

Según el abogado Juan Isidro Fernández Díaz, el exentrenador atrajo a las dos chicas "prevaliéndose de la admiración que le profesaban las víctimas y de la diferencia de edad", así como de "su marginalidad socioeconómica y cultural", pues supuestamente les dio regales y pequeñas cantidades de dinero.

Una de las víctimas era una chica "con discapacidad psíquica consistente en inteligencia límite" y la otra, de 15 años, "con retraso mental madurativo ligero". A ambas, presuntamente, les realizó tocamientos por encima de la ropa e, incluso, obligó a una de ellas a tocarle el miembro.