Montmeló
Schumacher, junto a Cañadas y Sete, en Montmeló (Reuters). Reuters

Estar presente en el circuito de Montmeló no significa poder ver la carrera.

Y si no que se lo digan a José María y David, dos vigilantes de Seguridad que trabajan este fin de semana en la anténtica vorágine en la que se ha convertido la ciudad catalana.

Los dos afirman entre risas que sólo pueden ver la carrera cuando van al baño a hacer sus necesidades.

O eso, o establecen turnos para ir a beber, a lavarse las manos... y mientras "se escaquean" un rato para poder seguir a Alonso, Hamilton y compañía.

Unas 300 personas trabajan el fin de semana más frenético del año por la seguridad de los allí presentes.

Lobato, ídolo de masas

No es nuevo que un periodista se haga más famoso que el propio deportista al que sigue.

Y por lo visto en el circuito de Montmeló, eso pasa también en la Fórmula uno, al menos en España.

El periodista de Telecinco Antonio Lobato es un verdadero ídolo de masas, y le podemos calificar como 'el segundo' de Alonso.

Los niños le persiguen en busca de un autógrafo, al más estilo Fernando Alonso.

Caras famosas

Siguen concurriendo tanto en las gradas como en la zona noble del circuito personajes famosos.

Esther Cañadas y Sete Gibernau se han dejado ver, acompañados por Pedro de la Rosa.

Michael Schumacher es otra cara conocida que ha acudido a contemplar -desde otra perspectiva- los pormenores del Gran Premio español.