Once de España
Once inicial de España en la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012. EFE

Han pasado cuatro años desde que un 29 de junio de 2008 un gol de Fernando Torres a Alemania cambiase la historia de la selección española en la final de Viena. La Roja se instaló en el virtuosismo. Conquistó el Mundial 2010 y ya es leyenda con la Eurocopa 2012.

Tres finales en cuatro años. Ya es una gesta que solo protagonizó Alemania en otros tiempos. Cuando el fútbol no era tan físico ni igualado. En el presente, España rompe con los moldes. Con un estilo definido y un carácter ganador de un grupo de futbolistas que mantienen la humildad como principal seña de identidad.

Los mensajes que cubrían las lonas que rodeaban el 'cuartel general' de Gniewino representan a cada uno de los 23 elegidos de Vicente Del Bosque: humildad, concentración, talento, esfuerzo. Han estado presentes en el camino a la gran final de Kiev, ante Italia, en un campeonato que ha respondido a lo esperado por los internacionales españoles.

Récord conseguido

España tenía otra oportunidad para hacer historia. La final de la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012 ponía a prueba a la mejor generación de la historia del fútbol español, que tenía ante sus ojos la posibilidad de batir dos nuevas marcas internacionales. Y así fue. 'La roja' es el primer equipo en defender con éxito la Eurocopa y el primero en ganar los tres grandes torneos de forma consecutiva.

La República Federal de Alemania tuvo al alcance el hito pero cayó en 1976

Para ello, han hecho falta dos entrenadores valientes, jugadores con ambición y la suerte del campeón. Tres ingredientes que no podían faltar en la España 2008-2012 que tantas alegrías ha dado a la afición.

Tras derrumbar muros psicológicos hace justo cuatro años y explotar el gen ganador que todos habían mostrado en las categorías inferiores de la selección. Competir y superar la adversidad del inicio con mal resultado para acabar conquistando el Mundial en la prórroga ante Sudáfrica. Y ahora ya es la primera selección de la historia en extender su dominio con la triple corona.

Aprendieron a ganar

El país se ha acostumbrado a ganar. Los jugadores también. Tuvo que ser de nuevo el sufrimiento, la moneda al aire que representa una tanda de penaltis la que de nuevo haya abierto los ojos de todos. España está haciendo historia. Y su sola presencia en la final de la Eurocopa 2012 ya era un éxito que celebrar.

El 1 de julio de 2012 ya es una fecha imborrable en la historia de la selección española. Casillas, como capitán, levantó el tercer torneo internacional consecutivo en apenas cuatro años.

Se trata del tercer título consecutivo de España, ganadora de la Eurocopa 2008 en Austria y Suiza el 29 de junio de este año en el Ernst Happel de Viena, en una victoria sobre Alemania con tanto de Fernando Torres (1-0).

El 11 de julio de 2010, el estadio Soccer City de Johannesburgo fue testigo de la victoria ante Holanda en la prórroga (1-0) con un gol de Andrés Iniesta para alzarse con el Mundial de Suráfrica.

Récord a su alcance

El récord ya se ha conseguido. Nadie ha ganado nunca Eurocopa-Mundial-Eurocopa en una secuencia seguida. La República Federal de Alemania, en los 70, fue la última que enlazó tres finales y que tuvo al alcance ese hito, pero cayó en 1976 con Checoslovaquia en los penaltis, con el famoso lanzamiento de Antonín Panenka.

Aquel conjunto germano, con jugadores como Sepp Maier, Berti Vogts, Paul Breitner, Franz Beckenbauer, Gerd Mueller, Uli Hoeness o Jupp Heynckes, ya había jugado, y ganado, dos finales antes. Fue campeón del Mundial de 1974, con un triunfo sobre Holanda (2-1), y de la Eurocopa de 1972, al imponerse por 3-0 a la URSS.