Han pasado ya nueve meses desde la eliminación de la selección española de fútbol del Mundial y las dudas aún siguen en torno al equipo nacional. Incluso se podría decir que son aún mayores.

Lo sucedido en Brasil no fue un accidente, ni el resultado de dos malos partidos que le dejaron fuera a las primeras de cambio cuando el potencial de la Roja era mayor. Simplemente, el ciclo triunfal había llegado a su fin y lo hizo de manera drástica.

La fase de clasificación para la Eurocopa de 2016 era perfecta para recuperar sensaciones. Un grupo asequible en el que además pasaban los dos primeros y el tercero va a una repesca, por lo que la presión era mínima, la posibilidad de quedarse fuera era y es remota.

Y ahí aparecieron más dudas. La derrota ante Eslovaquia recordó las peores noches de la selección española, evocó a las noches en las que Chipre o Irlanda del Norte derrotaron a la España más triste.

En los seis partidos jugados después del Mundial se ha visto a la misma España de juego pesado, escasa chispa, poco gol y nada ilusionante. Tres derrotas (Francia, Eslovaquia y Alemania) y cuatro victorias (Macedonia, Luxemburgo, Bielorrusia y Ucrania) con 14 goles a favor y 5 en contra es el decepcionante bagaje.

¿Hay que cambiar el estilo de juego?

A la España del tiki-taka parecen haberle pillado el truco. Todos los equipos acumulan hombres atrás, aprovechan el inmovilismo de los jugadores de arriba, que piden el balón al pie pero apenas hay desmarques, y montan rápidos contragolpes con los que crean un enorme peligro aprovechando los espacios atrás.

Para Javier Clemente, exseleccionador español (1992 – 1998), afirma no saber “por qué hay que cambiar el estilo. Los jugadores tienen el estilo que tienen, si fueran otros ya se vería, pero el seleccionador se lleva a quien considera oportuno y éste es su estilo”.

¿Hay que renovar aún más el núcleo duro del equipo?

Pese a que poco a poco van entrando nuevos jugadores en la selección, son ya muchas voces las que exigen una renovación más radical. Jugadores como Casillas o Iniesta no viven su mejor momento, pero siguen siendo indiscutibles, mientras que el status que tienen en el equipo hombres como Silva y Pedro es más que cuestionable.

Javier Clemente, una voz autorizada como exentrenador de la Roja, entiende las dificultades de hacer una convocatoria y cree que eso es “cosa del seleccionador”.

¿Volverán el buen juego y los éxitos de la selección?

Mirarse en el espejo de la bicampeona Europa y campeona del mundo es ahora mismo una utopía, pero el gran objetivo es volver a ser una selección competitiva, enfrentarse con garantías a los grandes equipos, ir con ilusión a la próxima Eurocopa.

No hay dudas en este aspecto para Clemente, que afirma estar “seguro” de que España volverá a la senda del éxito que tuvo hace poco.

Holanda: de la gloria al fin de ciclo

Ninguna selección simboliza mejor el cambio sufrido por España como Holanda. Ante la selección ‘oranje’ se ganó la Copa del Mundo con el inolvidable gol de Iniesta en Sudáfrica.

Cuatro años después, en el Mundial de Brasil, los holandeses infligieron un severo correctivo al equipo español, endosándole un contundente 1-5 que acabó siendo decisivo para la eliminación de ‘la Roja’.

Esta vez, el partido es amistoso, pero es una buena piedra de toque para ver la evolución de ambos equipos (Amsterdam Arena, 20.45 horas).