Hay hazañas que pueden costar caro. O, al menos, tener unas consecuencias desagradables.

Es lo que le pas el pasado fin de semana en el Festival Deportivo Arnold 2018, celebrado en Estados Unidos.

Al levantador de pesas ruso Mijaíl Shivliakov le estalló la nariz mientras cargaba 426 kilos.

Un mayúsculo esfuerzo terminó con sangre a borbotones pero con el objetivo cumplido: la medalla de bronce.