Pau Gasol
Pau Gasol contra un balón rodeado de contrarios iraníes en el debut de España en el Eurobasket. EFE

Ganar y soltar los nervios, eso es lo que hay que hacer en el debut en un Mundial. Y, por ello, a España le vino perfecto que el estreno fuera ante Irán, un equipo que nada pudo hacer para frenar el potencial del equipo de Orenga, que abre el debut con un cómodo triunfo (60-90) en espera de empresas mayores. La exhibición ofensiva de Pau Gasol, la mejor noticia del partido: el mejor jugador español de la historia llega en un momento espectacular y firmó 33 puntos.

Sin Ibaka ni Felipe Reyes, los Gasol jugaron más minutos de lo programadoEl choque se inició con un pequeño percance. A la baja de Felipe Reyes se sumó poco antes del inicio del partido la de Ibaka, lo que dejó el juego español muy mermado de efectivos, pero no de calidad. Pau Gasol tomó la responsabilidad anotadora desde el primer momento y sus 12 puntos en apenas 9 minutos hicieron que España cogiera las primeras ventajas serias del partido. Un robo de Marc a Haddadi, pívot iraní que llegó a jugar en la NBA, fue otro mensaje claro de que los hermanos de Sant Boi tenían intención de dominar sin piedad el choque.

Un acertadísimo Kamrani, un base zurdo que sorprendió a todos, hizo que la diferencia tras el primer cuarto no fuera demasiado escandalosa, pero el 18-27 dejaba claro la fluidez anotadora española ante un público granadino entregado y disfrutando de las geniales acciones de Sergio Rodríguez y de buenas acciones de Navarro.  

El descanso de Pau coincidió con el resurgir de Haddadi, que empezó a hacer daño en la pintura. El habitual carrusel de cambios rompió el ritmo de los de Orenga, y entre el exNBA y Kamrani aguantaron a Irán dentro del partido hasta mediado el segundo cuarto.

El regreso a pista de los Gasol juntos (Claver no estuvo acertado) volvió a poner las cosas en su sitio. Pau anotando y Marc intimidando, unido al martilleo de Navarro, hicieron que el partido al descanso estuviese prácticamente resuelto (33-48).

Un inicio con algo más de desacierto español no fue problema, pues los campeones de Asia no encontraron la manera de anotar con fluidez, y en cuanto llegaron los puntos de Pau, las diferencias se emplearon aún más. Un mate con furia de Marc no debió sentar bien en el bando iraní, pues el pívot de los Grizzlies recibió dos duras faltas y acabó bastante molesto en el momento más tenso del partido. Fue un punto de emoción a un partido ya definitivamente roto en el que España empezó a gustarse en numerosas acciones.

Con todo resuelto, el último cuarto fue en el que España ofreció más dudas. Desajustes defensivos que permitieron anotar con comodidad a Haddadi y un ataque espeso y excesivamente dependiente de Pau Gasol serán los aspectos a tener en cuenta para cuando vengan compromisos más difíciles. El siguiente reto, este domingo ante Egipto a la misma hora.

Ficha técnica

60 - Irán (18+15+17+10): Kamrani (18), Afagh (2), Sahakian (3), Nikkhah Bahrami (9) y Haddadi (16) -equipo inicial-, Arghavan, Yakhchali (4), Kazemi, Zangeneh, Kardoust y Jamshidi (8).

90 - España (27+21+22+20): Pau Gasol (33), Navarro (10), Rubio (3), Llull y Marc Gasol (15) -equipo inicial-, Rudy (12), Rodríguez (6), Calderón (3), Claver (6) y Abrines (2).

Árbitros: Guerrino Cerebuch (ITA), Borys Ryzhyk (UKR) y Yuji Hirahara (JPN). Arghavan fue eliminado por cinco personales (min. 26).

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada del grupo A de la Copa del Mundo, disputado en el Palacio Municipal de Deportes de Granada, ante unos 7.000 espectadores, casi lleno. Don Juan Carlos presenció el partido desde el palco mostrando su apoyo a la selección española.

Resto del grupo A

Serbia no encontró rival en los faraones de Egipto. La diferencia abisal de juego y calidad técnica empequeñeció en el resultado, 64-85, por la falta de intensidad del equipo balcánico, en el que su técnico Sasa Djordjevic repartió minutos.

Fue, más que en el caso de la selección española, un entrenamiento más de preparación, aunque en el casillero de victoria ya hay una.

El partido de la jornada fue el que dirimieron Francia y Brasil, en el segundo turno. Los brasileños vencieron por 63-65 tras un mal inicio, dominar el tercer y cuarto periodos y llegar a un final apretado, que supieron resolver.

La victoria es más que importante de cara a la clasificación final del grupo y al posicionamiento para los octavos de final a disputar en Madrid. Con esta victoria, además, Brasil refuerza su opción a luchar por las medallas, aunque el camino es, para todos, muy largo y sinuoso todavía.