Partido de los Clippers
Una imagen de archivo de un partido de Los Angeles Clippers en el Staples Center de la ciudad californiana. GTRES

Escándalo mayúsculo en la NBA. El portal TMZ.com ha publicado una grabación en la que el propietario de Los Angeles Clippers, el empresario Donald Sterling, hace comentarios de carácter racista.

Según se puede comprobar en la grabación, Sterling, de origen judío, dialoga con su pareja, V. Stiviano (que es a su vez de origen mexicano y afroamericano). En la conversación le reprocha que fuera a subir una foto a Instagram con la leyenda de la NBA Magic Johnson: "Me molesta mucho que quieras transmitir que te relacionas con negros. ¿Tienes que hacerlo?". En otro momento de la conversación, le dice: "Lo único que te pido es que no promuevas eso... y que no los traigas a mis partidos". Sobre el propio Magic, Sterling dice en otro momento: "No lo pongas en Instagram, para que el mundo lo vea y tengan que llamarme. Y no lo traigas a mis partidos".

Las reacciones a las palabras de Sterling no se hicieron esperar. El propio Magic Johnson reaccionó rápidamente en su cuenta de Twitter, anunciando que no volverá a pisar el Staples Center en partidos de los Clippers mientras Sterling siga siendo el propietario.

Las consecuencias de las palabras de Sterling pueden ir más allá. El Washington Post ya ha publicado que la NBA va a investigar los hechos: "Estamos en el proceso de llevar a cabo una investigación completa de la grabación obtenida por TMZ. Los comentarios escuchados en ella son preocupantes y ofensivos, pero por ahora no tenemos más información", explicó Mike Bass, portavoz de la competición.

Además, periodistas especializados han señalado que los jugadores de los Clippers (12 de los 14 integrantes de la plantilla, más el entrenador, son de raza negra) están sumamente enfadados e incluso se estarían planteando no jugar.

Uno de ellos, DeAndre Jordan, publicó una imagen en su cuenta de Instagram muy elocuente. Tan sólo se ve un cuadrado negro: