Andújar y Rublev
Fotografía facilitada por la RFET, del tenista español Pablo Andújar (i), al finalizar el encuentro contra el ruso Andrey Rublev (d), de 17 años, que negó al equipo español de Copa Davis la posibilidad de luchar por el ascenso al Grupo Mundial al vencer a Andújar (6-4, 7-6 y 6-3) en el quinto y definitivo partido de la eliminatoria, disputada en el Fetisov Arena de Vladivostok EFE

Fracaso sin paliativos. El equipo español de Copa Davis desperdició un 0-2 a su favor, resultado con el que cerró la jornada del viernes, y tras la derrota el sábado de doble, llegó la debacle en domingo: Tommy Robredo cayó en cuatro sets ante Evgeny Donskoy y Pablo Andújar, en tres sets, sucumbió ante Andrei Rublev. Ninguno de los dos jugadores rusos está en el Top 100 mundial y Rublev sólo tiene 17 años. Ahora España tendrá que pelear por no bajar al tercer grupo.

Con Conchita Martínez como capitana después del huracán vivido con Gala León, la 'Armada' ha fracasado en esta trascendente eliminatoria que la obliga a ganar a Dinamarca para seguir luchando por alcanzar el 'play-off' de Copa Davis. Una derrota contra las daneses meterían a España en un contexto en el que tendrían que jugar una nueva eliminatoria para evitar el descenso a tercera división.

A primera hora, el ruso Evgeny Donskoy se impuso a Tommy Robredo por 6-3, 5-7, 6-2 y 7-6, en el cuarto partido. Donskoy necesitó 2 horas y 30 minutos para batir a Robredo, en el partido disputado en el Fetisov Arena de Vladivostok.

Después, con Rublev motivado, descargado de cualquier tensión y con una actuación sobresaliente, Pablo Andújar vivió a contracorriente de la propuesta de juego que practicó su rival, el 194º del ranking ATP, y no pudo evitar que Rusia —con la pesada losa de los dobles y los individuales del última día— remontara el perfecto inicio de España en la eliminatoria. El resultado final fue de 7-6, 6-4, 6-3.

La gran promesa del tenis mundial, de tan solo 17 años, minó la moral de Andújar desde el primer set. Rompió el saque en un momento crítico y el tenista español, desbordado por la responsabilidad tras la derrota de Tommy Robredo en el cuarto partido, se desmoronó. Ahí empezó a crecerse Rublev, que se adjudicó el primer punto a su favor y le inyectó un extra de presión a su rival.

El conquense no se sintió cómodo en ningún momento con ese exceso de obligación en su espalda y comenzó a encadenar una serie de errores que pusieron a Rublev de cara al partido. Inapelable en el servicio, con saques que rozaban los 200 kilómetros/hora, el ruso encontró el camino a seguir para remontar en el 'tie-break' del segundo set y poner contra las cuerdas a 'El Tronco'.

Los nervios de los que hacía gala Andújar sobre la pista de Vladivostok contrarrestaban con el pulso gélido del ruso, que a base de coraje desestabilizó el juego de su rival español. Rozó la perfección y gestionó el esfuerzo físico en el último juego para desesperar a Andújar. Se dejó llevar y se limitó a emplearse a fondo en sus saques para llevarse la victoria en tres contundentes mangas.

Así las cosas, España tocó fondo en suelo ruso con esta dolorosa derrota en un mes marcado por las polémicas con Gala León, los desencuentros de los tenistas con la Federación y se ve desplazada a jugársela a un 'todo o nada' contra Dinamarca fuera de casa (del 18 al 20 de septiembre) por la permanencia en el Grupo I.