Subida al Alpi de Poti en el Giro
Subida al Alpi de Poti en el Giro de Italia en la que la organización encontró decenas de clavos. TWITTER @GIRODITALIA

Varias decenas de clavos han sido encontrados en el tramo de tierra de la subida a Alpe di Poti, la principal dificultad de la octava etapa del Giro de Italia 2016, que transcurre este sábado entre Foligno y Arezzo, de 186 kilómetros, según la organización de la prueba.

El Alpe di Poti es una dura subida que consta de una buena parte de tierra

La subida a Alpe di Poti, ubicada a unos 28 kilómetros de la meta, con 8,6 kilómetros de ascensión y pendientes medias entorno al 9 y el 10 por ciento, pasa por ser la gran dificultad que los corredores deben pasar en el día e, incluso, es esperada con gran atención al discurrir buena parte de la misma sobre tierra y grava.

Así, de los 8,6 kilómetros de ascensión, unos 6,5 son sobre tierra y grava. Especialmente complicado para los corredores son el primer kilómetro y medio, donde la pendiente alcanza el 14 por ciento.

A ello, además, se une que en estas horas, sobre la zona está cayendo una fuerte lluvia, corriendo el riesgo de que los ciclistas se encuentren barro en algunos tramos.

Pero la gran sorpresa negativa, mientras los ciclistas están afrontando los primeros kilómetros de la etapa, ha llegado en ver como a mitad de la subida sobre tierra a Alpe di Poti, la organización ha encontrado decenas de clavos diseminados sobre la zona.

Se trata de clavos de unos cinco centímetros de longitud y en su mayor parte oxidados. Ello ha obligado a que la organización, ayudada por aficionados que esperan el paso de los corredores, haya procedido a limpiar la zona.