Bloqueado
Jalen Richard de Oakland Raiders es derribado por Terrance Mitchell (abajo) y Derrick Johnson (arriba) de Kansas City Chiefs, durante un juego de la NFL en el estadio Arrowhead en Kansas City (EE UU). LARRY W. SMITH / EFE

La crisis del enfrentamiento que se vive dentro de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) entre los jugadores que protestan durante la interpretación del himno nacional se agravó todavía más después que el dueño de los Texans de Houston definió a los profesionales como "prisioneros que dirigen una prisión".

La reacción de los jugadores de su propio equipo, que abandonaron los entrenamientos por unas horas, del resto de la NFL, de otros deportes y de los sectores políticos que representan a las minorías del país no se hicieron esperar y todos criticaron con dureza a McNair.

Algunos jugadores de los Texans consideraron la posibilidad de abandonar por completo el entrenamiento, aunque luego regresaron y al final el único que no acudió fue el receptor abierto DeAndre Hopkins.

La ausencia de Hopkins en el entrenamiento del viernes se debió directamente al comentario de McNair, aunque el equipo la calificó como por "motivos personales".

El entrenador en jefe de los Texans, Bill O'Brien señaló que Hopkins se había tomado un "día personal" para explicar su ausencia del entrenamiento. O'Brien refirió que Hopkins jugaría el domingo contra los Seahawks de Seattle, cuyo esquinero estelar Richard Sherman declaró que McNair expuso su verdadera personalidad con el comentario.

Sherman expresó su apreciación por el dueño de los Seahawks, Paul Allen, y otros alrededor de la NFL que creen en la igualdad, sin embargo, dijo que los comentarios de McNair representan los sentimientos de otros propietarios.

No puse ese ejemplo para que fuera tomado literalmente

"Hay dueños progresistas en esta liga que no se sienten así", dijo Sherman. "Sin embargo, ¿creo también que hay dueños conservadores que tienen banderas de la Confederación en sus casas y cosas así? Sí. Lo creo. No me parece que crean que hay algo malo con esa ideología y la herencia del Sur".

Tras hacerse público el comentario, McNair ofreció disculpas a través de un comunicado en el que dijo que estaba arrepentido de haber utilizado la expresión de prisioneros.

"Nunca quise ofender a nadie y no me estaba refiriendo a nuestros jugadores. Utilicé un ejemplo que no tenía la intención de ser tomado literalmente. Nunca caracterizaría a nuestros jugadores o nuestra liga de esa manera y me disculpo con todos los que ofendí por ello", señaló McNair.