Sin embargo, las cuentas de O Baixinho no coinciden con las cifras de los medios brasileños. El portal electrónico globoesporte asegura que el que fuera mejor jugador del mundo en 1.994 según la FIFA sólo lleva 900 goles en sus 1.016 partidos disputados: 321 con el Vasco de Gama, 204 con el Flamengo, 165 con el PSV, 71 con Brasil, 53 con el Barça, 48 con el Fluminense, 22 con el Miami, 15 con el Valencia y uno con el Adelaide United.

Otro medio brasileño, la revista Placar, acusa al futbolista de contar los goles marcados en partidos amistosos y en las categorías inferiores del Olaría y el Vasco de Gama. En total, se habría apuntado 77 con equipos de base y 21 en partidos amistosos.

Las cifras estarían infladas, por ejemplo, con los tantos de Romario en encuentros entre veteranos de Brasil y México, los partidos de entrenamiento del Vasco y con 2 goles que nunca marcó en un triangular que jugó el Barça en 1993.

Ante los rumores de que la FIFA había dado validez a sus 998 goles, un portavoz de este organismo explicó que «eso es imposible porque sólo contabilizamos los goles marcados en competiciones oficiales».

A pesar de las dudas, Romario está a dos pasos de conseguir los 1000 goles y acercarse a los 1282 que consiguió O rei Pelé, quien no es el máximo goleador de la historia, ya que el también brasileño Arthur Friendenrich marcó 1329 entre 1920 y 1950.