Tsitsipas y Djokovic
Djokovic celebra su victoria en Madrid ante Tsitsipas. EFE

Novak Djokovic, campeón en 2011 y 2016, cumplió con la predicción del austríaco Dominic Thiem, que advirtió que el serbio juega mejor cuando se acercan los Grand Slam, para vencer por 6-3 y 6-4 en una hora y 32 minutos al griego Stefanos Tsitsipas en la final del Mutua Madrid Open, donde logró el título por tercera vez.

El actual número uno del mundo, en su semana 250 al frente de la clasificación, logró su segundo torneo del año, después del Abierto de Australia, y el Masters 1.000 33 de su carrera, con lo que iguala con el español Rafael Nadal en estos torneos que siguen en jerarquía a los Grand Slams.

Djokovic se hizo con el torneo sin ceder un set en cinco partidos. En la final, no concedió ni un solo punto de rotura. Eso sí, necesitó cuatro oportunidades para cerrar el encuentro, después de cometer tres fallos, su única mácula.

Tsitsipas, cansado

El ateniense, verdugo de Nadal en semifinales, acabó su partido cerca de la madrugada y notó la falta de descanso. Además lleva dos semanas jugando ininterrumpidamente, tras ganar el tercer torneo de su carrera en Estoril. En Madrid, ha participado también en el cuadro de dobles, donde alcanzó las semifinales. Demasiado trabajo acumulado en sus ágiles piernas para frenar al número uno del mundo.

Para Djokovic, ya con 74 títulos, la victoria en Madrid supone poner tierra de por medio con Nadal, y ampliar su ventaja con respecto al español en 4.170 puntos. "Rafa" defiende la semana que viene el título de Roma (1.000 puntos) y a continuación Roland Garrros (2.000).