Presentación de Johan Cruyff
El ex futbolista holandés, Johan Cruyff, junto al presidente de la Federación Catalana de Fútbol, Jordi Casals, y la directora general del Deporte de la Generalitat, Anna Pruna. EFE

El holandés Johan Cruyff ha sido presentado oficialmente, ante una gran expectación, como nuevo seleccionador de Cataluña y ha garantizado que apostará por el "fútbol atractivo", pero sobre todo ha destacado la importancia del proyecto social que encabezará al frente del combinado catalán.

Cerca de un millar de personas han asistido a un acto cargado de simbolismo, en el Palau de Congressos de Catalunya, al que han asistido representantes de la política, como el presidente del Parlament de Cataluña, Ernest Benach, así como de los estamentos deportivos, como el presidente del Barcelona, Joan Laporta, el del Espanyol, Daniel Sánchez Llibre, o el de la propia Federación Catalana, Jordi Casals.

Según ha explicado Cruyff, su labor, inicialmente, estará vinculada a los partidos amistosos que pueda programar y a la confección de la lista de convocados, tarea para la cual contará con un ayudante, cuyo nombre no se ha desvelado.

"La idea es jugar contra los mejores, y no puedes hacer el ridículo. Se ha de hacer un equipo que represente a todos, pero también siendo competitivos. Tengo muchos colaboradores para ir a ojear jugadores", señaló al respecto.

No he tenido problemas de ofertas y hasta ahora he dicho que noEl directivo responsable de la parcela deportiva en la Federación catalana, Xavi Torres, ha explicado los acuerdos alcanzado con Cruyff, su Fundación y su Universidad, y ha negado con rotundidad que el nuevo preparador de la Catalana vaya a percibir ni un solo euro como compensación económica.

"No he tenido problemas de ofertas y hasta ahora he dicho que no. Llevo 13 años sin entrenar. ¿Cuánto podría haber ganado de media en este tiempo? ¿Seis millones por año? Y me llaman pesetero...", respondió con ironía Cruyff cuando se le insistió acerca del acuerdo que había suscrito con la Catalana.

De hecho Cruyff fue sondeado hace pocos años por el propio Barcelona para volver a los banquillo, bajo el mandato de Joan Laporta, pero la mujer del holandés se negó en redondo, hecho que en esta ocasión no ha sucedido, como así ha subrayado el nuevo seleccionador, quien cuando era técnico del Barça sufrió un ataque de corazón.

Además, apuntó que el hecho de vivir en Catalunya es suficiente. "Yo vivo aquí desde hace ya 35 años, ya puedo explicar suficientes cosas de Catalunya. Si te fijas en los partidos de la selección catalana aquí, con las banderas y el himno, el campo lleno... Es una fiesta; es lo que tiene que ser: una fiesta nacional", aseveró.

Controversia con el catalán

Una de las controversias que ha generado la contratación de Cruyff ha sido la incapacidad que ha mostrado Cruyff en los 35 años que lleva viendo en Cataluña para expresarse en catalán, circunstancia que el técnico no le dio importancia. Al respecto, Cruyff recordó que él es originario de Holanda, un país "muy pequeño, y no pretendo que todo el mundo aprenda holandés".

Da igual no hablar catalán porque el programa en sí es más importante que la lengua

"Da igual no hablar catalán porque el programa en sí es más importante que la lengua. Ya ves que mi castellano es no muy bien, mi inglés más o menos, el alemán 'así-así', el holandés un poquito mejor...con el catalán estoy intentándolo pero no voy a violar el catalán", manifestó entre risas.

Cruyff lanzó balones fuera cuando se le preguntó si se implicaría activamente en ayudar a la Catalana a lograr su oficialidad y subrayó que esta cuestión es competencia de los políticos, y aunque reconoció que su relación de Michel Planiti, presidente de la UEFA, es excelente, le liberó de trasladarle al francés la cuestión catalana.