Llorente
El delantero del Athletic de Bilbao, Fernando Llorente (d), pelea un balón con el defensa César Azpilicueta, de Osasuna. (EFE) EFE

Un pletórico Fernando Llorente, que celebró de la mejor manera posible su reciente llamada de Vicente del Bosque, volvió a aliviar al atribulado Athletic Club y, de paso, hundió a Osasuna en un choque de colistas en el que el conjunto rojiblanco salió vivo (2-0).

El ariete nacido en Pamplona provocó, primero, el gol con el que Joseba Garmendia abrió el marcador con un jugada en la que se fue de dos rivales, y, segundo, cerró un partido que tenía de los nervios a su equipo con un tanto tranquilizador al filo del tiempo reglamentario.

Buen partido de los leones

De salida, Caparrós dejó a Yeste por segundo partido liguero consecutivo en el banquillo y optó por Garmendia como acompañante de Llorente. Camacho, por su parte, prefirió al iraní Masoud, en detrimento de Ezquerro, para jugar por detrás de Pandiani.

Se vio nada más empezar la trascendencia que tenía el partido y la disposición del Athletic por sumar tres puntos ya más que vitales para sus intereses. Y con ese objetivo, como ya viene siendo habitual últimamente, tiró de Fernando Llorente, en un estado de forma tal que hasta Vicente del Bosque se ha decidido a llamarle.

Cuajó un buen partido después de que fuera llamado por Vicente Del Bosque

El espigado ariete dejó claro que la convocatoria internacional no le ha supuesto ninguna distracción y volvió a ser un tormento para sus rivales, que en la primera parte no le pudieron parar. Cada balón aéreo sobre la inmediaciones del área visitante era un incendio ante Roberto y solo la falta de temple local en el último pase impidió un río de oportunidades sobre la portería de Osasuna.

Aún así llegaban con regularidad, fundamentalmente a través de las botas de Garmendia, que aprovechó la que tuvo al filo del cuarto de hora. El bilbaíno resolvió tras otra buena jugada de su compañero de ataque, que se fue de dos rivales antes de rematar sobre el cuerpo del meta visitante.

Camacho se mete en problemas

A partir de ahí el choque es escoró claramente a favor del Athletic, que permitió llegar vivo al descanso a un Osasuna que por momentos pareció noqueado.

Parecieron cambiar las cosas en la continuación, en la que los rojillos contaron dos buenas ocasiones, de Vadocz y Pandiani, pero lo que ocurrió fue que el partido se hizo de ida y vuelta. En ese nueva la dinámica, Cruchaga estuvo a punto de marcar en propia puerta en un despeje y Vadocz, con más presencia en la segunda mitad, de conseguir el empate con un buen remate de cabeza.

Camacho sigue con la racha de resultados negativos

Con la llegada del tramo final llegó el miedo a ambos equipos. El Athletic, a perder parte del valioso botín obtenido; Osasuna, a conseguir un gol que mascó durante minutos en La Catedral, pero que volvió a demostrar que es poco menos que incapaz.

En esas, Llorente aprovechó el enésimo que ganó a los centrales al borde del área pequeña, curiosamente en esa ocasión a ras de césped y revolviéndose tan rápido que sorprendió a Roberto.

Ficha técnica

2 - Athletic Club: Iraizoz; Iraola, Ocio, Ustaritz (Etxeita, min.31), Balenziaga; Susaeta (Gabilondo, min.74), Orbaiz, Javi Martínez, David López; Garmendia (Etxeberria, min.57) y Fernando Llorente.

0 - CA Osasuna: Roberto; Azpilicueta, Cruchaga, Miguel Flaño, Oier Sanjurjo; Vadocz, Nekouman; Juanfran (Sola, min.61), Masoud, Jokin Esparza (Ezquerro, min.61); y Pandiani (Portillo, min.81).

Goles: 1-0, min.15: Garmendia. 2-0, min.83: Fernando Llorente.

Árbitro: Velasco Carballo (Colegio madrileño). Mostró tarjeta amarilla a los locales Garmendia, Balenziaga y Orbaiz, y a los visitantes Nekouman, Pandiani, Jokin Esparza y Masoud.

Incidencias: Unos 37.000 espectadores en San Mamés. Tarde fresca y terreno de juego en buenas condiciones. Undécima jornada de liga.