El Real Madrid celebra un gol frente al Melilla en la Copa del Rey.
El Real Madrid celebra un gol frente al Melilla en la Copa del Rey. EFE

El Real Madrid se ha impuesto con gran facilidad al Melilla (5-1), y se ha metido en los octavos de final de la presente edición de la Copa del Rey. Santiago Solari ha realizado rotaciones masivas después del 0-4 de la ida, en un once en el que lo más destacado ha sido la presencia de Isco y Asensio.

Con Keylor Navas bajo palos, Odriozola, Vallejo, Sánchez y Carvajal en defensa, Llorente, Valverde e Isco en medio campo, y Asensio, Mariano y Vinicius Junior en ataque, los habituales suplentes -Carvajal fue de la partida por los problemas del equipo en la posición de lateral izquierdo- han rendido a muy buen nivel.

Tardó el equipo blanco en abrir la lata, y no fue hasta el minuto 33 cuando pudo anotar el primero. Fue una gran acción de Marco Asensio, que se marchó de varios rivales ya acabó definiendo con la zurda, haciendo imposible la estirada de Moreno.

A partir de ahí, 'barra libre'. El segundo fue también de Marco Asensio, que en el minuto 35 aprovechó una gran jugada de Vinicius para empujar a puerta vacía, mientras que el 3-0, en el minuto 39, fue una magnífica acción de Asensio, que puso el balón en el área para que el central marcase con un gran remate.

En el segundo tiempo, el Real Madrid mantuvo el ritmo, y en el minuto 47 Isco anotó el tanto más bonito de la tarde: un disparo desde la frontal del área que se coló por toda la escuadra de la portería del Melilla, mientras que el quinto fue de Vinicius, que marcó después de haber fallado varias ocasiones, el que fue su primer tanto oficial con la camiseta del Real Madrid. Yacine, de penalti, puso el 5-1, e isco, en el minuto 83, hizo el 6-1 definitivo.