Stuart O´Grady, un velocista de 33 años, se convirtió hoy en el primer australiano que gana la clásica París-Roubaix tras lanzar un ataque demoledor a 25 kilómetros de la meta en la 105 edición de la mítica carrera del pavés.

El australiano se presentó solo en el velódromo de Roubaix tras recorrer los 259 kilómetros en 6h09:07, haciendo inútiles los esfuerzos de un grupo perseguidor en el que iba el español Juan Antonio Flecha, líder del Rabobank en ausencia de Oscar Freire, que llegó segundo a la meta 54 segundos después al frente de un cuarteto.

Los 187 corredores participantes tomaron la salida en la Plaza del Palacio de París a las 11.00 horas para cubrir el itinerario hasta Roubaix, cerca de la frontera belga. Por el camino, 52,7 km. de temible adoquinado divididos en 28 tramos.

Neutralizadas todas las aventuras anteriores, a 50 kilómetros del final un trío formado por los alemanes David Kopp (Gerolsteiner) y Olaf Pollack (Wiesenhof) y el belga Kevin Van Impe (Quickstep) tenían 50 segundos de ventaja sobre el grupo de favoritos, del que tiraba el español Juan Antonio Flecha.

A 25 km.grupo de Flecha, de siete corredores, alcanzó a Kopp y a Van Impe

Diez kilómetros después, tras el paso por una zona de pavés, se formó un grupo con el italiano Roberto Petito (Liquigas), Flecha, Michelsen y Breschel (CSC), Leukemans (Predictor), Grabsch (Milram) y Franzoi (Lampre), que marchaba a 32 segundos del trío delantero.

A 25 km. de la llegada el grupo de Flecha, de siete corredores, alcanzó a Kopp y a Van Impe, que se habían quedado solos en cabeza, y a continuación saltó con fuerza Stuart O´Grady (CSC), que en apenas 10 kilómetros cobró un minuto de ventaja. Las esperanzas de Flecha, que aspiraba a ser el primer español ganador en "el infierno del norte", se desvanecieron.

Por detrás, el belga Tom Boonen luchaba por acercarse a los de arriba pero su esfuerzo resultó baldío y ni siquiera pudo alcanzar al grupo perseguidor de O´Grady. El australiano alcanzó una velocidad media de 42,18 km/hora.