La guipuzcoana Maialen Chourraut, campeona olímpica en K1 de piragüismo eslalon en Río 2016, recibió esta tarde un homenaje popular en la playa de La Concha de San Sebastián, donde fue aclamada por varios cientos de seguidores y recibida por representantes de las instituciones vascas.

Chourraut compareció a este acto acompañada del seleccionador nacional y también marido Xabier Etxaniz y fue homenajeada por representantes del Gobierno Vasco, Cristina Uriarte, Denis Itxaso de la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Alcalde de San Sebastián Eneko Goia.

Varios jóvenes palistas del club en el que se inició y consolidó como remera Maialen Chourraut, el Atlético San Sebastián, le recibieron en el arenal de La Concha haciendo un pasillo con los remos alzados y luego, desde una plataforma elevada, la medallista olímpica agradeció emocionada el recibimiento y atención con la que le obsequiaron.

Su marido, el seleccionador Etxaniz, se mostró más locuaz y explicó que el éxito de su mujer se ha basado en "la perseverancia", un valor que se inculca, dijo, "desde pequeños a todos los que se acercan a aprender este deporte" en esta asociación deportiva.

"En la semifinal y en la final hablé con mi padre, que falleció hace años. Le dije que le necesitaba, que lo hiciera por Maialen y ella hizo la bajada perfecta. Creo que fue el fruto de la perseverancia", enfatizó Etxaniz ante un auditorio emocionado.

"Me hace totalmente feliz"

Sobre la medalla, asegura que le ha conferido una "paz interior" que le hace sentirse "totalmente plena", aunque reconoció que "todavía no ha llegado a asimilarlo del todo".

"El plan no era ganar nada, solo la final. Porque para mí jugar es la final y hasta la final no ha empezado el juego", dijo.