China lleva meses preparándose para la gran cita deportiva de 2008, los Juegos Olímpicos de Pekín, y uno de los asuntos que más preocupan a los organizadores de este evento es la higiene.

Por eso, esta semana en Pekín han multado a al menos 56 personas por escupir en la vía pública, una costumbre muy extendida entre los chinos.

Según la agencia Xinhua, la oficina para la promoción del civismo y el departamento de administración de Pekín ha enviado cinco equipos de vigilancia a las zonas más turísticas y transitadas de la ciudad, como la Plaza de Tiananmen, las estaciones de tren o las céntricas calles peatonales de la ciudad.

Al menos 56 personas fueron multadas, durante la semana de vacaciones del Día del Trabajador, por escupir y negarse además a corregir su hábito.

Éstos pequineses pretenen frenar con su presencia los equipos de vigilancia enviados por las autoridades, que además han de impedir que la gente tire desperdicios, pegue anuncios o haga garabatos en las paredes.

Además, se distribuyeron entre los turistas chinos 10.000 bolsas para desperdicios, tratando así de impedir que éstos acaben desperdigados por las aceras.

Con 150 millones de chinos desplazándose al mismo tiempo durante las vacaciones y con las zonas turísticas de la capital repletas de visitantes, Pekín entendió que se trataba de una gran oportunidad para poner en práctica una prueba piloto que, previsiblemente, se repetirá varias veces antes de los Juegos.

La medida de multar a los chinos por escupir la hizo pública Pekín en pasado mes de febrero, pero hasta ahora no se habían anunciado los resultados ninguna campaña.

Según dijo entonces el Buró de Asuntos Civiles de Pekín, las autoridades se reservaban el derecho a imponer multas de hasta 50 yuanes (5 euros ó 6,5 dólares) a quienes fuesen sorprendidos escupiendo en la vía pública.