Aspas
Aspas (3d) celebra su gol ante el Genk, el segundo del equipo, durante el partido de ida de cuartos de final de la Liga Europa. EFE/Lavandeira jr

Tres goles de Sisto, Guidetti y Aspas le valieron al Celta para ganar el partido de ida de cuartos de finales ante el Genk belga (3-2) y llevar para la vuelta una exigua ventaja en su eliminatoria. Los belgas mantienen sus opciones con los dos tantos anotados que aspiran a rentabilizar en Bélgica dentro de una semana.

En un arranque loco el cuadro visitante se situó por delante con el gol marcado a los diez minutos por el holandés Boetius. Pero en tres minutos dio la vuelta a la situación el equipo español. Al cuarto de hora empató el Celta con el tanto del danés Sisto y tres después Aspas puso por delante al combinado vigués. Antes del descanso, incluso, el Celta amplió su ventaja gracias al sueco Guidetti.

Sin embargo, en la segunda parte, Buffel aprovechó un error defensivo del equipo gallego y batió a Sergio Álvarez para dejar el marcador en 3-2 para mantener abierta la eliminatoria. 

United y Ajax encarrilan su cruce

El Manchester United, que empató en Bruselas al Anderlecht (1-1), y el Ajax, que venció al Schalke sin encajar gol alguno (2-0), encarrilaron el pase a las semifinales.

El United logró marcar gracias al acierto del georgiano Mkhitaryan, que aprovechó un balón suelto para batir al meta español Rubén. Fue en el minuto 37. Resguardó su renta el equipo inglés hasta el minuto 86, cuando un pase del serbio Obradovic fue aprovechado por Dendoncker para batir al portero argentino Sergio Romero y establecer el empate.

Un marcador favorable para el conjunto de Mourinho, que afrontó con todas sus estrellas pero sin españoles -ni siquiera De Gea- la ida de una competición que aspira a ganar para obtener el billete directo a la próxima edición de la Liga de Campeones.

Fue el Ajax el que logró el marcador más claro en la jornada. Dio un paso al frente en el Amsterdam Arena (2-0). Un doblete de Klaasen propició el triunfo al equipo holandés que, además, dejó su portería a cero. Abrió la cuenta a los veinte minutos, cuando una falta de Alessandro Schopf fue sancionada con penalti. Klaessen transformó desde los once metros y también en el minuto 53, cuando culminó un pase de Kluivert para marcar el segundo.