Campeones en el vestuario
Ronaldinho y Gio fueron los primeros en felicitar a Eto’o por su gol. REUTERS
El Barça conquistó ayer en Balaídos su segunda Liga consecutiva; quizá una de las más sencillas de las 18 que ha ganado. La de ayer fue, además, una celebración peculiar porque se produjo en el descanso, justo cuando el Valencia cayó en Mallorca  por 2-1, entregando así el título a los azulgrana.

Una vez con el título en el bolsillo, Samuel Eto’o se encargó de dar la victoria al Barça en el segundo tiempo, y la afición culé no tardó en desbordar Canaletas. «Ahora a por la Champions», fue uno de los gritos más repetidos por los miles de aficionados que inundaron las Ramblas.

«Dos Ligas consecutivas confirman un ciclo de éxitos, pero también la manera de ganar, con la superioridad que ha demostrado el Barça esta temporada», explicó el director deportivo del club catalán, Txiki Begiristain.

La noche fue larga en Barcelona, pero ahora hay que buscar el doblete en la final de la Champions, contra el Arsenal el próximo 17 de mayo en París.