Stanko Barac y Mirza Begic
El pívot del Caja Laboral Stanko Barac (d) choca con el alero Mirza Begic del Zalgiris de Kaunas. EFE

El Caja Laboral tropezó en su camino hacia la segunda fase de la Euroliga al perder en el Buesa Arena ante el Zalgiris Kaunas, 88-92, en un partido donde los lituanos fueron superiores en el juego interior y dominaron las zonas con 43 rebotes.

Los bálticos también mandaron en la pintura con la terna Begic, Watson y Jankunas, que sumaron 41 puntos entre los tres, y dieron la puntilla desde el exterior con los inspirados Pocius y Kalnietis, que anotaron treinta entre ambos.

El Baskonia nunca estuvo cómodo y se estrelló ante el orden y disciplina que llevaron a los lituanos a dominar tácticamente el partido. Por parte vitoriana los 24 puntos de Rancik fueron insuficientes para tener opciones al triunfo, pese a una leve remontada al comienzo del último cuarto.

El Baskonia nunca estuvo cómodo y se estrelló ante el orden y disciplina lituana

Por su parte, Unicaja, con un gran partido del escolta Berni Rodríguez (24 puntos) y del alero serbio Uros Tripkovic (21), no tuvo problemas para lograr su segunda victoria en la Euroliga ante un flojo Virtus Roma (104-83), que sólo mostró consistencia en el primer cuarto y que luego fue una caricatura de equipo, sin recursos y muy endeble defensivamente.

Para el equipo malagueño, después de dos derrotas consecutivas en la competición era vital el triunfo para continuar con opciones de disputar la segunda fase.

Una derrota como local frente al conjunto italiano, otro de los implicados en conseguir las cuatro primeras posiciones, le hubiera dejado en una situación complicada y de controversia. Los 20 puntos conseguidos por Giachetti y el apoyo de Washington con 15 no fueron suficientes para los romanos.