Zaragoza-Getafe
El defensa del Real Zaragoza, Javier Paredes (d), discute con el defensa argentino Cata Díaz (i), del Getafe, al finalizar el partido. EFE

En los últimos instantes del encuentro Zaragoza-Getafe, cuando el partido marchaba con victoria ajustada para los primeros (2-1), desde el banquillo de la escuadra dirigida por Javier Aguirre salieron balones que pararon en alguna ocasión el partido al entrar en el campo de juego.

El entrenador del Getafe, Míchel González, calificó lo sucedido en esos últimos minutos del partido como "un final no digno de una Liga como la española".

Quiero pedir disculpas públicamente al equipo rival porque no estoy de acuerdo con lo sucedido al final del partido

"Todo se justifica por el resultado y puede suceder en otros sitios, aunque esto no tiene nada que ver con el deporte", señaló Michel, quien reconoció que su colega Javier Aguirre le había pedido disculpas por lo sucedido.

Efectivamente, luego en rueda de prensa Aguirre volvió a pedir perdón. "Quiero pedir disculpas públicamente al equipo rival porque no estoy de acuerdo con lo sucedido al final del partido" comenzó diciendo Javier Aguirre, entrenador del Real Zaragoza, antes de responder a las preguntas tras el partido contra el Getafe y de volver a insistir que estaba "avergonzado" por ser un acto "reprobable".

En su opinión aunque no se sabe cómo hubiese acabado el partido de no arrojarse sobre el césped varios balones cuando se estaba jugando lo calificó como "un detalle que no es menor y estoy francamente avergonzado".

Torres, indignado

Por su parte, Ángel Torres, presidente del Getafe, pidió al "imbécil" del Zaragoza que tiró al campo balones desde el banquillo maño para perder tiempo que "salga" para pedir perdón públicamente y "evitar una multa" al conjunto aragonés.

El presidente del Getafe se mostró enfadado por un hecho "que no es digno de la mejor liga del mundo", según destacó en Onda Cero.

"Está feo y no se puede permitir, sobre todo el primer balón. Si hay imágenes y cazan al que los haya tirado, espero que los comités actúen. Lo que tiene que hacer el Zaragoza es dar el nombre. En la mejor Liga del mundo no se puede. Imbéciles hay hasta en banquillos del Zaragoza", dijo.

"Lo que tiene que hacer el imbécil ese, si es tan valiente para hacer eso, es salir y asumir la responsabilidad y salvar al club de una multa. Que diga: 'A mí, por imbécil'. No sé si es un jugador, o un utillero o un médico... pero debe tener la hombría de levantarse, salir y decir que ha sido él. Eso no se puede permitir en la mejor Liga del mundo", agregó.