Borja
El centrocampista holandés del Real Madrid, Rafael Van der Vaart (d), lucha el balón con el delantero de la AD Alcorcón, Borja EFE

El caso de Borja Gómez, bigoleador en el partido que significó la mayor humillación del Madrid en mucho tiempo, el Alcorcón 4-Real 0, es muy curioso.

Se crió en las categorías inferiores del equipo blanco, llegando con tan solo once años. Pero no tenía hueco por lo que tuvo que emigrar. Y en ese periplo por distintos equipos (Leganés, Alicante, Alcorcón) se ha convertido en el auténtico azote del Real Madrid. Nada menos que seis goles le ha hecho al equipo que le vio nacer como futbolista.

Dos con el Lega, otros dos con el Alicante y anoche volvió a 'mojar' por partida doble. Y no sólo eso. Se vació en todo momento, desbordó y trajo de cabeza a los defensas blancos. Todo un crack. Ahora le espera la vuelta al Bernabéu, "el mejor campo del mundo", tal y como dijo él mismo en 20minutos.es en la previa del partido.

Un Bernabéu en donde, domingo a domingo, es testigo desde el asiento de socio en uno de sus córners de los partidos del equipo de sus amores.