Berlín'09, unos mundiales de atletismo, velocidad jamaicana y polémica

  • Usain Bolt y Kenesisa Bekele, nombres propios de los campeonatos.
  • El análisis de género de Caster Semenya, foco de polémica.
  • España, decimoquinta en el medallero con dos metales.
Usain Bolt, en Berlín.
Usain Bolt, en Berlín.
Hannibal / EFE

Después de ocho días de competición y polémica, Berlín suelta el testigo de los mundiales de atletismo para pasárselo a la ciudad coreana de Daegu, que acogerá los próximos campeonatos del mundo en 2011.

Para el recuerdo quedan ya los dos magníficos récords mundiales de Usain Bolt, en los 100 y 200 metros, así como sus tres medallas de oro (100, 200 y 4x100), sin duda, el nombre propio del torneo. También el éxito de Kenesisa Bekele en las pruebas de fondo (5.000 y 10.000 metros), al conseguir el doblete, y la polémica del análisis de sexo sobre la campeona del mundo de los 800 metros, la sudafricana Caster Semenya.

La velocidad masculina y femenina estuvo dominada por Jamaica (cinco medallas de oro de diez posibles), que fue capaz de desbancar a Estados Unidos y confirmar que Tyson Gay no era ni por asomo rival del hombre más rápido del mundo (se cayó del 200 por lesión). Aún así, EE UU supo rehacerse en otras pruebas para alzarse con el triunfo en el medallero y por puntos, merced a las 22 preseas logradas (10 oros, 6 platas y 6 bronces), seguido por Jamaica con 13 (7 oros, 4 platas y 2 bronces).

España concluyó los campeonatos del mundo en una discreta decimoquinta posición, gracias a la medalla de oro de Marta Domínguez en los 3.000 obstáculos y al bronce de Jesús Ángel Bragado en los 50 kilómetros marcha. De haber tenido validez el oro de Natalia Rodríguez en la última jornada (fue descalificada por derribar a Gelete Burka), el equipo español hubiera igualado el récord de medallas de oro conseguidas en unos campeonatos (Stuttgart 1993 y Sevilla 1999).

Los desastres más sonados

También quedarán para el recuerdo algunos de los desastres más sonados, como la inédita final de salto de pértiga de Yelena Isinbayeva y de Irving Saladino en la de salto de longitud (ambos sin marca), la ausencia de españoles en una final masculina en un Mundial de 1.500 m. por primera vez en la historia o el desinfle de Pestano en otra gran final de lanzamiento de disco (décimo).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento