Benzema, la ocasión más clara
El delantero francés del Real Madrid gozó de la ocasión más clara de la primera parte, en un mano a mano que desbarató el meta Areola. EFE

No hay quien baje a Zidane de la burra: podrá dejar en el banquillo a Isco, Bale o quién sea, pero hay un fijo en su once inicial, su compatriota Benzema.

El delantero galo formó en ataque con Cristiano Ronaldo y Asensio, y una vez más certificó sus grandes virtudes y defectos en su posición. Durante toda la primera parte supo asociarse con sus compañeros, bajando al centro del campo para dejar en corto, controlando de espaldas para ralentizar el juego y moviendo la bola con la rapidez necesaria.

Pero, por desgracia, el delantero galo sigue gafado cuando se trata de marcar. En la primera parte parisina volvió a suceder. Benzema dispuso de la ocasión más clara de su equipo en los primeros 45 minutos del partido: un fallo de la defensa gala y el francés se planta solo ante el meta rival. Su disparo al bulto se encontró con el despeje de Areola y la frustración madridista. Poco después, en la segunda parte, Benzema desperdiciaría otra ocasión, solo ante el portero. Zidane terminaría sustituyéndolo poco después.



En fase final de la Champions, la sequía de Benzema se prolonga desde octavos de final...del año pasado, ante el Napolés. Entonces fue cuando llegó su último gol en alguna de estas rondas.