Drenthe, Piqué, Di María Banega... otros incidentes de futbolistas y deportistas al volante

  • El francés del Madrid Benzema es el último caso de deportistas 'locos' al volante.
  • Otros han sido 'cazados' a más velocidad de la permitida y algunos con unas cuantas copas de más mientras conducían.
Estado en el que quedó el vehículo en el que viajaba Marcos Alonso.
Estado en el que quedó el vehículo en el que viajaba Marcos Alonso.
Ayuntamiento de Madrid / EFE

Karim Benzema es noticia de actualidad no por sus logros en el campo, sino por sus deslices fuera de él.

El delantero francés del Real Madrid ha sido imputado por un delito contra la seguridad vial tras no aportar el carné de conducir al ser parado en un control rutinario de la Policía Municipal de Madrid en las inmediaciones del aeropuerto de Barajas. El jugador madridista conducía un vehículo el pasado lunes sobre las nueve de la mañana cerca de la ciudad deportiva del Real Madrid de Valdebebas, cuando fue parado.

Aunque el futbolista aseguró que era porque se había dejado los papeles en su casa, los policías comprobaron que no era así, ya que el carné le fue retirado hace dos años por una infracción y no había seguido el proceso necesario para recuperarlo. Los agentes comunicaron que sería imputado y que será citado en los juzgados de plaza Castilla para un juicio rápido. En aquel incidente, fue cazado en la madrugada del 3 de febrero de 2013 por un radar de la M-40 cuando circulaba a 216 kilómetros por hora en un tramo limitado a 100.

El francés, reincidente en estos casos, no es el único deportista 'loco' al volante. Otros muchos deportistas han sufrido accidentes de tráfico o simplemente se han saltado las leyes, pero no han dado positivos por alcohol.

Un ejemplo es Drenthe. El exjugador del Madrid ha tenido ya varios accidentes, uno de ellos contra un coche de Policía. Al hecho, ocurrido en 2007, le siguió en 2010 una multa por ir a más de 160 km/h por las calles de Alicante. El holandés pidió perdón.

También sus excompañeros en el club merengue Karim Benzema —de nuevo— y Ángel di María tuvieron sendos accidentes de coche de los que salieron ilesos.

El futbolista chileno Arturo Vidal, participante con su selección en la Copa América 2015, tuvo este un accidente de tránsito con su Ferrari cerca de Santiago y sufrió heridas leves. El accidente se produjo en el acceso sur a la capital chilena e involucró a dos automóviles, aunque por ahora se desconocen las causas del siniestro. El deportista dio positivo en las pruebas de alcoholemia y fue detenido.

En 2014, Gerard Piqué fue denunciado por desobediencia a la Guardia Urbana en un suceso relacionado con tráfico pero en el que era protagonista de manera indirecta. El hermano del jugador, Marc Piqué, fue multado por la Guardia Urbana por llevar "15 minutos parado en el carril bus" cuando el jugador del Barça intervino en la conversación y se puso a discutir con los agentes, a los que espetó las siguientes frases: "me tenéis envidia porque soy famoso", "me estáis multando porque vais a comisión, porque no tenéis dinero y os tenéis que llevar comisión" y "voy a hablar con tu jefe y se te va a caer el pelo". Después, pidio disculpas.

Un caso curioso fue el de Casillas y Piqué. La Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes — a la que se sumó la asociación de autoescuelas de España— exigió explicaciones al portero del Real Madrid, por conducir con el brazo escayolado, y al defensa del Barça, por hacerlo junto a su mujer Shakira con su hijo recién nacido en brazos. A pesar de lo mucho que se habló del tema, la DGT descartó la sanción porque no podía basarse "en una simple fotografía" de un medio de comunicación.

El Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres condenó el pasado verano a un año y seis meses sin carné al exfutbolista alemán Michael Ballack por un delito contra la seguridad del tráfico al circular a 211 kilómetros por hora en la A-5, en la provincia de Cáceres, y le impuso una multa de 6.750 euros.

Otro que también tuvo que pagar la correspondiente multa por exceso de velocidad, previo paso por los tribunales, fue Pepe Reina. El meta internacional pagó 250 libras (unos 321 euros) tras declararse culpable de haber sobrepasado los límites de velocidad cuando conducía su Porsche 911.

Cristiano Ronaldo estampó su Ferrari cuando jugaba en el Manchester United. El jugador salió ileso y dio negativo en el control de alcoholemia.

El exdelantero camerunés del Barça Samuel Eto'o atropelló en 2007, a la entrada de un aparcamiento, a un motorista. El propio futbolista llevó al hospital al accidentado, que tenía diferentes contusiones en la muñeca.

Otro caso curioso es el de Romario, ex del Barça y del Valencia, que prefirió pagar una multa de 957,70 reales (más de 400 euros) a pasar un control de alcoholemia.

Tiger Woods protagonizó un escándalo de infidelidades matrimoniales que se vio destapado tras sufrir un leve accidente de coche en 2009.

Pero quizás el caso más llamativo es el de Edmundo. El jugador, más conocido como El Animal, ya ha perdido más 219 puntos del carné de conducir. Solo en 2008, le pusieron 17 multas. En 2006, la cifra fue aún más alarmante: 47. Suma y sigue.

'Cazados' con alguna copa de más...

No por exceso de velocidad pero sí por dar positivo en un control de alcoholemia, otros deportistas han sido también noticia en los últimos años.

El exjugador brasileño del Rayo Vallecano Pedro Botelho fue detenido en enero del 2012 por la Policía Municipal de Madrid tras ser sometido a un control de alcoholemia en el centro de la capital del que dio positivo.

Los hechos ocurrieron a las 5:30 de la madrugada, cuando Botelho, al dar marcha atrás con su coche, chocó con un vehículo estacionado sin percatarse de que era un coche camuflado de la Policía. El brasileño, que no cuenta con permiso para conducir en España, no se bajó del coche y abandonó el lugar sin preocuparse por los posibles daños causados. Minutos después, fue detenido por agentes municipales en la Plaza de Cibeles.

Uno de los casos más graves fue el ocurrido n mayo de 2011 con el futbolista Marcos Alonso, de 20 años, como protagonista. El chaval, que juega en el Bolton inglés cedido por el Real Madrid, sufrió un accidente de tráfico en Madrid a consecuencia del cual falleció una joven. Al futbolista se le imputan cuatro delitos: contra la seguridad vial, de alcoholemia, de homicidio imprudente y un delito de lesiones imprudentes, lo que imposibilita la celebración de un juicio rápido.

Uno de los más sonados fue el del exfutbolista José María Gutiérrez, Guti. En 2010, el exjugador del Madrid tuvo un accidente con su coche en Turquía, del que salió ileso. El centrocampista quintuplicaba la tasa de alcohol permitida.

Otro futbolista también protagonizó un hecho parecido. Ever Banega dio positivo en un control de alcoholemia realizado en torno a las 3.30 de la madrugada en las calles de Valencia, así como en un segundo análisis realizado en torno a las cuatro. El jugador pidió disculpas a la afición.

El delantero Sidney Govou fue arrestado en 2008 tras dar positivo en un control de alcoholemia cuando conducía.

Fuera del fútbol, el piloto de motos Héctor Barberá también tuvo que reconocer su positivo por alcohol mientras conducía tras haber cenado con amigos y familiares las pasadas Navidades. El piloto de Dos Aguas lo explicó en un comunicado, además de pedir perdón a su equipo, a sus patrocinadores y a sus seguidores.

De todos es sabido los problemas con el alcohol del piloto de Fórmula 1 Kimi Raikkonen. El finlandés, 'cazado' muchas veces en estado ebrio, protagonizó un escándalo en 2006 con su coche. Según unas informaciones, el piloto perdió su cartera con una gran cantidad de dinero durante una fiesta de Red Bull. Sin embargo, días después, otros medios —entre ellos La Gazzetta dello Sport— aseguraban que Raikkonen vio cómo su carné de conducir y su pasaporte eran confiscados por la policía después de que los agentes sorprendieran al piloto finlandés conduciendo su vehículo en estado ebrio. Y fue con esa cantidad de dinero con la que pagó la multa impuesta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento