Didier Deschamps
Didier Deschamps, seleccionador francés, besa el trofeo de campeón del mundo en Rusia 2018. EFE

Francia sigue de resaca mundialista, tras haber conquistado con brillantez su segundo Mundial. Los Mbappé, Griezmann, Varane y compañía han logrado imponerse en un torneo en el que todos los galos disfrutaron... menos uno.

Y no es un aficionado cualquiera. Se trata de Hatem Ben Arfa, ex jugador del PSG que salió del conjunto galo tras su mala relación con Unai Emery, y que actualmente no tiene equipo.

El delantero galo ha escrito durante todo el Mundial una columna para France Football, y en la última no se ha unido al sentimiento general de fiesta y jolgorio, sino que ha criticado el juego desplegado por Didier Deschamps. Un Deschamps que no cuenta con él.

"Claro que estoy muy contento por la victoria del equipo de Francia. Francamente. Es un éxito que será bueno para los jugadores, que muestra su compromiso con este proyecto.  También lo es para Didier Deschamps y su equipo, que han sido consistentes e inteligentes hasta el final. Obviamente también encantará a los fans del equipo francés, que tienen derecho a recibir su parte de felicidad. Pero me gustaría salir un poco de estos juicios relacionados con la emoción de la victoria porque me preocupan los amantes del fútbol. ¿Están realmente felices? Hacer esta pregunta es probablemente un pequeño comienzo para contestarla", comienza Ben Arfa.

Durante todo el texto, admite la efectividad del estilo mostrado por el seleccionador, aunque sabe que le van a acusar de ser un aguafiestas en pleno momento de éxtasis nacional. Sin embargo, argumenta que "sería peligroso esconderse detrás de la segunda estrella para hacer del juego de los 'Bleus' una referencia mundial. No vamos a ocultarlo: el estilo francés y al identidad ultrarealista de Francia es muy feo".

Ben Arfa argumenta que el juego de sus compatriotas se basa en "especular con el error de los oponentes". "Usan y aprovechan todas las oportunidades para castigarlos. No es espectacular, pero sí muy efectivo. Sin embargo, no estoy seguro de que con este estilo de juego estemos a salvo de una sorpresa negativa para las clasificaciones de la próxima Eurocopa", advierte.

El delantero apunta a que no puede jugar así con "talentos tan creativos como Griezmann, Fekir, Mbappé o Dembélé". Dada nuestra fortaleza, podríamos ser mucho más atrevidos", pide, y señala directamente al seleccionador: "¡Me quito el sombrero, señor Deschamps! Pero ahora, en su lugar, me iría con este éxito, un poco como Zidane en el Real Madrid", zanja al respecto, y pide a un futurible sustituto del seleccionador galo que libere a los talentos del equipo para conseguir un juego bonito, "como el que ya tienen los brasileños", para que no se contenten sólo por los resultados.