Jupp Henynckes, manteado
El entrenador del Bayern, Jupp Heynckes, es manteado por sus jugadores tras lograr el título de Bundesliga 2012-13. EFE

El Bayern de Múnich se ha proclamado campeón de la Bundesliga, cuando aún quedan seis encuentros para el final, tras lograr la victoria en su visita al Eintracht Frankfurt (0-1), en el partido correspondiente a la vigésima octava jornada del campeonato alemán, que da el primer título a un conjunto de Baviera que aún tiene opciones de conquistar tanto la Liga de Campeones, como la Copa de Alemania.

En Frankfurt, después de que el Borussia Dortmund frustrara el alirón la jornada pasada en el Allianz Arena, el Bayern ahora sí dependía de sí mismo para hacerse campeón, después de haber dado un paso de gigante para estar en las semifinales de Champions ante la Juventus, con su victoria entre semana. Con un once totalmente reconocible, comenzó el partido con un Bayern dominador, pero que notó el esfuerzo en la falta de frescura y de velocidad.Alaba falló un penalti en el primer tiempo

Además, en el minuto 25, Muller era derribado dentro del área pero Alaba fallaba el penalti y la oportunidad de acercar el título. Sin embargo, ya en la segunda mitad, Schweinsteiger lograba el gol en un bonito remate de tacón que esta vez sí significó el alirón. A pesar de que el Eintracht buscó un empate que sólo pudo salvar Neuer en un par de buenas intervenciones, finalmente el próximo equipo de Pep Guardiola lograba la victoria y el vigésimo segundo título, dos años después del último. Con el pitido final, el Bayern celebró en campo ajeno la corona, con manteo a Jupp Heynckes incluido.

El Borussia golea pensando en el Málaga

Por su parte, el Dortmund aterrizaba a la competición doméstica después de dejar con vida al Málaga en la Champions y, en el Westfalenstadion, Jürgen Klopp hacía rotaciones y daba descanso a hombres importantes como Reus, Lewandowski, Gündogan, Piszczek o Götze. Sin embargo, a pesar de las rotaciones y sin nada en juego en la Bundesliga, el Dortmund terminó logrando la victoria ante el Augsburgo (4-2).

En un entretenido partido, fue el habitual suplente Schieber quien adelantaba a los locales aunque, primero Baier y luego Vogt, daban la vuelta al choque para el Augsburgo. Sin embargo, ya en las segunda mitad, Jürgen Klopp daba entrada al mismo tiempo tanto a Götze como a Lewandowski y precisamente el polaco, en el primer balón que tocaba, asistía a la izquierda para que la pelota finalmente llegara a Schieber en el área, quien ponía el empate. Además, tras un saque de falta de Gotze, Subotic daba la vuelta al resultado y Lewandowski cerraba la victoria ya en el descuento.