Boixos Nois
Imágenes violentas en el fútbol y el escudo de los 'Boixos Nois'. (Archivo) Archivo

Un miembro de la seguridad privada del Barcelona ha sido agredido este martes por una veintena de seguidores ultra del grupo Boixos Nois, en los alrededores del Hotel Mandarín Oriental de Múnich, donde se aloja el equipo azulgrana de cara al partido de vuelta de los cuartos de final de Liga de Campeones que se disputará esta noche ante Bayern de Múnich.

Cinco de ellos han sido ya identificados por la Policía alemana y se encuentran retenidos en una comisaría de Múnich, después de que el club culé denunciara el incidente instantes después.

El grupo de radicales fue identificado por las chaquetas naranjas de sus integrantes

Los radicales se habían desplazado a la capital bávara con la intención de presenciar en directo el partido en el Allianz Arena, aunque el club ya ha informado a la policía alemana, al club muniqués y a la UEFA para prohibirles el acceso al estadio.

Una vez en la ciudad, los Boixos se acercaron al hotel de concentración del equipo y, cuando se toparon con los empleados de seguridad contratados por el club para proteger a jugadores y directiva (ocho directivos han acompañado al presidente, Joan Laporta), agredieron a uno de ellos.

Los radicales, que fueron identificado por portar chaquetas naranjas, preguntaron a los empleados de seguridad si estaban en el hotel para proteger a Laporta. Acto seguido, uno de ellos propinó un golpe en la cara a uno de los encargados de la seguridad y le provocó un traumatismo cráneo-facial.

Laporta lamenta el incidente

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, lamentó la agresión sufrida por uno de los miembros del equipo de seguridad del equipo en las inmediaciones del hotel de concentración en Múnich.

"Algún grupo ha empañado el comportamiento ejemplar de la mayoría de aficionados que se han desplazado a Múnich. Me alegro mucho por las personas que han venido a animar al equipo", señaló.