Roberto Bautista.
Roberto Bautista. EFE

A España se le ha puesto muy cuesta arriba su acceso a la final de la Copa Davis, después de que Rodolfo Bautista haya caído en cinco sets (3-6, 7-6(5), 6-4, 2-6 y 6-4) ante Lucas Pouille, quedando el parcial de la semfinal 2-0 para Francia. Pablo Carreño perdió el punto inicial -con polémica al disputar el partido mermado físicamente-, de modo que España se queda sin margen de error si quiere soñar con la ensaladera.

Bautista rindió a buen nivel, exigiendo bastante a Pouille, que partía como favorito. Ganó el primer set, exprimió al máximo a su rival en el segundo y llegó a ponerse 0-3 en el tercero y 1-4 en el cuarto, aunque el poderío de su rival y el apoyo de la afición local, que llenó el estadio Pierre-Mauroy, acabó siendo decisivo.

El tenista castellonense estuvo a buen nivel e incluso estuvo a punto de romper el servicio de Pouille cuando éste tuvo bola de partido, dejando un par de restos formidables y enmudeciendo a la grada. Sin embargo, un ace fantástico del galo y una última bola que se fue fuera, confirmado por el ojo de halcón, mandó a la lona a Bautista.

La situación para España es muy delicada, más sin Rafael Nadal. Por un lado Sergi Bruguera no cuenta con su mejor hombre, y por otro hay que jugar en contra de la historia, ya que el combinado nacional nunca ha remontado un 2-0 en la Copa Davis.