Palop y Ronaldinho
El 'diez' del Barcelona en una imagen de archivo. (Efe) Efe

Tres meses y medio han pasado desde que el barcelona lograra su último triunfo lejos del Camp Nou. Era el 19 de noviembre y los de Frank Rijkaard se imponían con un cómodo 1-4 al Mallorca en el Ono Stadi.

Desde entonces, los azulgrana suman cuatro empates y tres derrotas en sus salidas a domicilio, racha que comenzaba en el Ciudad de Valencia, donde sólo pudo cosechar un simple empate a uno ante uno de los últimos de la clasificación, el Levante.

Betis, Getafe y Osasuna también lograron dejar sus encuentros frente al actual campeón en tablas; mientras que los momentos duros vinieron con las derrotas ante Espanyol, Valencia y la última, ocurrida este fin de semana y donde cedió el liderato, ante el Sevilla.

El saldo de goles es muy desfavorable para los azulgrana, que han encajado diez tantos por los seis que han logrado anotar en los últimos siete encuentros disputados.

Invicto en el Camp Nou

Aunque preocupa más el hecho de que el actual campeón de Europa no haya sido capaz de conseguir marcar más de un gol en los siete partidos consecutivos en los que no conoce la victoria y sólo ha conseguido dejar su portería a cero en el empate ante Osasuna en el Reyno de Navarra.

De hecho, la excelente racha del equipo en su estadio es la que mantiene a los de Rijkaard en la lucha por el título, ya que, salvo los empates cosechados ante el Valencia y el Atlético de Madrid, el resto de partidos los cuenta por victorias y no ha conocido la derrota en todo el año en el Camp Nou.

Esto unido a la mala racha de su eterno rival, el Real Madrid, en casa y su excelente estado de forma a domicilio, hará que el sábado se enfrenten el mejor equipo en su propio campo contra el mejor visitante de la Liga. El duelo está servido.