Joan Laporta.
Joan Laporta, en las instalaciones del Barça. EFE

La Peña Barcelonista Riojana de Logroño es la que proporcionó a los aficionados ultras del grupo Boixos Nois, quienes este martes agredieron a un miembro de la seguridad del club en Múnich, las entradas para poder asistir al encuentro en el Allianz Arena frente al Bayern, según ha informado el club.

La entidad barcelonista tenía "una fundada sospecha" de la identidad de la peña azulgrana que había proporcionado las entradas, puesto que las mismas disponen de un código de seguridad y pueden identificarse con relativa facilidad.

Sin embargo, el club no había querido desvelar la identidad hasta cerciorarse al cien por cien de la peña responsable de la negligencia.

Espera conocer las explicaciones de los responsables de la peña, antes de tomar medidas

Mediante un comunicado, el FC Barcelona ha explicado que "algunas de las entradas" que un grupo de violentos utilizaron para acceder al estadio del Bayern corresponden a la citada peña, información facilitada por los responsables de seguridad del club que la han puesto en conocimiento de la directiva, la comisión de Disciplina y el departamento de Peñas.

El club está a la espera de conocer las explicaciones de los responsables de la Peña Barcelonista Riojana de Logroño, antes de concretar las medidas disciplinarias que se aplicarán. La decisión será adoptada en la próxima reunión de la comisión de Disciplina, que determinará la posible implicación de algún socio del club en este asunto.

Los Boixos agredieron a un miembro del Barça

El último incidente protagonizado por los radicales azulgrana ocurrió en la capital bávara en la tarde del martes, horas antes de que el Barcelona se midiera al Bayern en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones, cuando una veintena de ellos agredieron a un miembro de la seguridad privada del club.

El incidente motivó que la Policía alemana, a instancias del Barça, retuviera a cinco de ellos en una comisaría hasta que finalizara el partido.

Laporta, indignado

El presidente del Barça, Joan Laporta, se ha mostrado indignado por el hecho de que los violentos puedan viajar y asistir a los partidos del equipo fuera del Camp Nou con total impunidad, cuando no lo pueden presenciar los partidos en el coliseo azulgrana. "Sabemos cómo llegan, están identificados, pero me sorprende que puedan viajar después de lo que han hecho", ha dicho.

Laporta se ha lamentado por "los desagradables incidentes" protagonizados en Múnich por "unos presuntos delincuentes, unos energúmenos, unos criminales que se dedican a dar palizas a una persona porque creen que era de mi seguridad".