Los banquillos de los grandes equipos de Europa se tambalean. José Mourinho ha dejado de ser el entrenador del Chelsea, pero Schuster, Rijkaard, Juande, Quique Flores y Javier Aguirre no están tranquillos en sus puestos. Aparte de la presión habitual de los resultados, se une la presencia en el mercado del portugués, primera opción para sustituir a cualquiera de ellos.

«El Chelsea Football Club y José Mourinho han acordado separarse por mutuo consentimiento. José no dimitió ni fue despedido. Avram Grant es el nuevo técnico», aseguró ayer la web oficial del club londinense.

Antes de la confirmación de Grant, sonó el nombre de Juande Ramos, entrenador del Sevilla, como sustituto de Mourinho. A principios de esta temporada también se especuló con la marcha del técnico ciudadrealeño al Tottenham. Juande tiene contrato con el Sevilla hasta el 30 de junio de 2008.

Las dudas de Schuster

Otro entrenador que está incómodo es Bernd Schuster. El alemán comentó el martes que en junio podría marcharse del Real Madrid, aunque tenga contrato por una campaña más:

«Vamos a dejar correr este año. Ya veremos qué pasa después».

Frank Rijkaard, del Barça, también ha sido cuestionado por el mal juego del equipo en este arranque de Liga.

Otros dos entrenadores con futuro incierto son Quique Flores –al que la afición valencianista le gritó «¡Vete ya!»– y Javier Aguirre, del Atlético, quien fue criticado por sustituir a Forlán y a Agüero en el partido contra el Murcia.

Un despido que cuesta 35 millones

A pesar de que el Chelsea asegura que la marcha de José Mourinho es amistosa, las discrepancias entre el técnico luso y el dueño del club, el magnate ruso Roman Abramovich, eran notorias: Mourinho se quejó del fichaje de Shevchenko hace dos temporadas y este verano le impusieron como director deportivo al israelí Avram Grant, amigo personal de Abramovich y nuevo técnico. Su despido le costará al Chelsea 35 millones de euros.

 

Un entrenador que se va y cinco con dudas sobre su futuro

José Mourinho.- Se despide de Londres por sus problemas con Abramovich. Queda libre y es un técnico deseado.

Juande Ramos.- Su relación con Del Nido no termina de ser buena y escucha los cantos de sirena ingleses.

Frank Rijkaard.- El mal juego del Barça le ha puesto en el ojo del huracán de los medios y la afición.

Quique Flores.- El año pasado fue a la guerra con Carboni y éste es cuestionado por la afición y los jugadores.

Bernd Schuster.- Al Madrid le costó ficharlo en verano  y el alemán no termina de estar contento en el club.

Javier Aguirre.- Su estilo no cuaja en el Atlético como él quisiera. Sus cambios son constantemente discutidos.