Gareth Bale, en Mendizorroza.
Gareth Bale, en Mendizorroza. EFE

Gareth Bale se ha tenido que retirar en el tramo final del partido que el Real Madrid ha perdido en Mendizorroza, de nuevo con molestias en un abductor. El delantero galés se marchó también con molestias en el descanso del derbi de hace una semana ante el Atlético de Madrid, lo que a la postre provocó que no pudiera jugar en Rusia frente al CSKA de Moscú.

Estas molestias que muestra Gareth Bale en lo físico es sin duda un grave problema para el Real Madrid, sobre todo después de la salida de Cristiano Ronaldo. Con el luso en plantilla, las lesiones del ex del Tottenham no eran tan graves, porque al final siempre había un jugador que amenazaba de forma constante la portería rival.

Desde el club se apostó claramente por darle a Bale ese rol de jugador estrella, pero las lesiones están siendo un lastre que no le están permitiendo tirar del carro como se espera. Frente al Alavés y ante el Atlético de Madrid la pasada semana, daba la sensación de ser el único jugador que de verdad podía marcar la diferencia, pero tuvo que dejar el partido antes de tiempo por ese problema físico.

La situación de Bale no hace sino acrecentar la crítica hacia la directiva por no haber acometido algún fichaje más para el ataque blanco, algo que parecía muy importante tras la marcha de Cristiano Ronaldo. Sin embargo, la apuesta por dar más protagonismo a jugadores como Asensio o el propio Bale, de momento no está resultando suficiente, y Florentino Pérez vuelve a ser señalado.