Natalia Vía-Dufresne y Laia Tutzo
Las regatistas españolas Natalia Via-Dufresne (izda) y Laia Tutzo, en un momento de la segunda jornada de la clase 470 de los Juegos 2008 (EFE) EFE
Las embarcaciones en la categoría 470, tanto en hombres como en mujeres, y Marina Alabau, en la tabla a vela RS:X, mantienen viva la esperanza de que la vela española sume de nuevo medallas en unos Juegos Olímpicos.

En el difícil campo de regatas de Qingdao, Natalia Vía-Dufresne y Laia Tutzo están dando una gran muestra de su madurez como regatistas en 470. En la segunda regata de la competición concluyeron segundas, mientras que en la cuarta fueron sextas. En la general provisional están segundas, con 17 puntos ; a seis de las líderes, las australianas Elise Rechichi y Tessa Parkinson.

En el 470 masculino, Omán Barreiros y Aaron Sarmiento, en sus primeros Juegos, siguen brillando y, tras una sexta y una novena posición, son terceros en la general.

Alabau bien; Pastor pierde posiciones

Marina Alabau, en la nueva RS:X, va camino de obtener la primera medalla de España en tablas a vela. En su primera regata, cuya salida se retrasó por la falta de viento en Qingdao, se apuntó un extraordinario quinto y eso que por la primera baliza pasó novena.

En la segunda decidió destapar el tarro de las esencias. Se situó primera prácticamente tras la salida y ahí se mantuvo durante casi toda la manga, aguantando el acoso de sus directas rivales, especialmente de la italiana Alessandra Sensini, que la adelantó casi al final.

Marina no se dio por vencida y decidió atacar. Cuando tenía todo a su favor y en una demostración de madurez decidió autopenalizarse al pensar que había cometido una infracción con la italiana, con la que llegó a tocarse. Pese a ello pudo terminar segunda y evitó una posible descalificación a protesta de su rival.

En la categoría masculina del RS:X Iván Pastor no termina de encontrar el truco para estar arriba. Lo intenta pero una y otra vez no ve recompensados sus esfuerzos. Dos decimoctavos le tienen apartado del israelí Shahar Zubari, líder destacado.

Otras categorías

En el Laser masculino Javier Hernández no disfrutó de una jornada inaugural para guardar entre sus mejores recuerdos. Decimoséptimo en la primera y vigésimo quinto en la segunda no son buenos resultados para iniciar una competición olímpica, ya que prácticamente hipoteca su futuro en los Juegos.

En el Laser Radial femenino Susana Romero dio una de cal y otra de arena. En la primera estuvo perdida en el campo de regatas, tal vez atenazada por los nervios de su debut olímpico, para terminar decimoctava. Quiso arriesgar y le salió mal, pues acabó en la cola de la flota lo que la obligó a remontar para ser decimoctava.

Sin embargo, la benjamín del equipo español se soltó en la segunda. Estuvo más atenta en la salida donde se colocó en una buena posición, buscó el viento por otros derroteros y logró colocarse sexta, donde se mantuvo gran parte de la manga y aunque luego cedió hasta la séptima posición, dejó una buena sensación. Sin nada que perder y mucho que ganar, la regatista canaria parece decidida a hacer un buen papel.