El primer gol de Abidal con la camiseta del Barça le da el pase a cuartos de la Copa al equipo culé

  • Partido muy intenso que se decidió en los últimos minutos (1-1).
  • El valor doble de los goles en campo contrario clasifica al Barça.
  • El Athletic lo dio todo y puso en muchos apuros a los de Guardiola.
Abidal, felicitado por sus compañeros.
Abidal, felicitado por sus compañeros.
EFE

El Barcelona se ha clasificado para cuartos de final de la Copa del Rey, pero lo ha hecho con el miedo metido en el cuerpo por las dificultades a las que le ha sometido el Athletic Club, que ha sacado fuerzas de flaqueza cuando no parecía tenerlas, ha conseguido empatar por medio de Fernando Llorente después de que se adelantase Abidal y llegó a soñar con un milagro de última hora.

No lo consiguió el equipo rojiblanco en el asedio final a Pinto, pero ha logrado que el Barça viese peligrar el triunfo, algo que ocurre pocas veces.

Seguro que Pep Guardiola habrá dado más de un respiro de alivio por verse aún en una competición que ahora los cruces le dejan más francas que a otros rivales. Pero también habrá salido satisfecho de la respuesta en lo anímico de sus jugadores en La Catedral, hoy más rojiblanca que nunca.

Fue, sin duda, su afición una de las mayores fortalezas del Athletic, que de nuevo volvió a cogerle el tranquillo al ataque blaugrana hasta dejarse en apenas tres grandes oportunidades, la de gol y dos más de Villa, una al principio y otra al final, en las que Iraizoz le ganó la partida.

Parecidas hizo el Athletic, el gol de Llorente en el minuto 85, a pase de Iraola en jugada de Muniain, una temprana de Susaeta, que disparó mal y muchas llegadas más al inicio y al del segundo cuarto.

El de Santpedor dejó de inicio a Puyol e Iniesta en el banquillo y colocó a Adriano y Keita su flanco izquierdo, mientras que el Joaquín Caparrós, sin poder contar definitivamente con San José, recuperó el 4-4-2 que había descartado en el Camp Nou.

El Barça recordó con un rondo de un minuto tras el saque inicial sus intenciones, por otra parte, las de todos los días. Aunque el Athletic se lo puso igual de difícil que en la ida, especialmente por el centro de su defensa, donde Ocio y Ustaritz hicieron olvidar a los ausentes San José y Amorebieta.

No hubo demasiadas llegadas peligrosas sobre ambas porterías en la primera mitad, marcada por la tensión del resultado. Era tal la concentración en el juego, dentro y fuera del césped, que hasta a la grada de La Catedral le costaba enhebrar cánticos con continuidad.

Toda su atención la mantenía sobre el campo, donde su jugadores se batían el cobre ante un Barcelona que en cada acelerón le quitaba la respiración.

Sobre todo en el minuto 8, cuando Villa remató sobre Iraizoz un balón claro al borde del área pequeña que le había puesto Alves desde la derecha. Respondió el Athletic en el 14, en una colada por la izquierda de Gabilondo que Susaeta, solo al borde del área, enganchó fatal.

Fueron las dos mejores ocasiones de la primera parte, una por bando, si bien Xabi también dispuso de un disparo en la frontal que se le marchó alto y Gurpegui a punto estuvo de dar un disgusto a Pinto con un cabezazo bombeado escorado a la derecha con el que el Athletic evitó la sorprendente forma de defender la estrategia visitante con un línea muy alejada de la portería.

Salió mejor en la segunda mitad el Athletic, que logró acogotar al Barcelona en su medio campo y, lo que fue más preocupante para el conjunto azulgrana, encadenar tres córners seguidos. Los cerraron casi al límite de lo que daba el campo David López y Gabilondo, pero Pinto demostró una gran entereza ante el asedio aéreo rival.

El partido no iba por donde querían los visitantes y Guardiola dio un golpe sobre la mesa: Iniesta al campo. Y el partido se escoró hacia el otro lado, donde el Barça le devolvió el agobio al Athletic de la misma manera, con tres saques de esquina seguidos.

Antes, sin embargo, Keita se tuvo que multiplicar para tapar un disparo de Llorente desde la frontal.

Inesperado Abidal

Cuando parecía que de repetir el 0-0 de la ida era más una posibilidad, el Barcelona encontró un resquicio en el muro rojiblanco, impecable hasta el momento. Fue Xabi el que buscó a Messi dentro del área, 'la Pulga' atrajo hacia sí a todos los defensas que tenía alrededor y espero la llegada de alguien por el costado izquierdo. Por ahí apareció Abidal para rematar de primera un balón cruzado que se coló por la posición del portero.

Ese gol era la eliminatoria para el Barça y un mazazo demasiado duro para el Athletic. Pero la Copa para el Athletic es mucho. La final de Valencia es un recuerdo que tiene muy cercano y no estaba dispuesto a dejarla ir de cualquier manera. Por eso tocó a rebato, encontró el empate de Llorente y puso un nudo en la garganta al rival en lo que quedó de choque.

- Ficha técnica:

1 - Athletic Club: Iraizoz; Iraola, Ustaritz, Ocio, Koikili; Susaeta (David López, m.46), Gurpegui, Javi Martínez, Gabilondo (Muniain, m.79); Toquero (De Marcos, m.67) y Llorente.

1 - FC Barcelona: Pinto; Alves, Piqué, Abidal, Adriano (Iniesta, m.61); Busquets, Xavi (Puyol, m.77), Keita; Messi, Villa (Afelllay, m.90) y Pedro.

Goles: 0-1, m.74: Abidal. 1-1, m.85: Llorente.

Árbitro: Muñiz Fernández (Colegio Asturiano). Mostró tarjeta amarilla a los locales Gurpegui, Toquero, Ustaritz, y a los visitantes Busquets, Pinto.

Incidencias: Lleno en San Mamés. Unos 40.000 espectadores. Noche con viento sur. Terreno de juego irregular. Una multitud acompañó al Athletic en su salida del hotel de concentración y parte de ella le acompañó en el viaje a hasta el campo. Partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey. En la ida, 0-0.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento