El deporte se ha quedado un poco más huérfano en 2018

  • Quini, Nuñez o Javier Otxoa son algunas de las personalidades que han fallecido este año.
  • Especialmente dura fue la muerte del capitán de la Fiorentina, Davide Astori.
Quini, en un homenaje en el Camp Nou.
Quini, en un homenaje en el Camp Nou.
EFE

El fútbol ha perdido a muchas de sus personalidades, en activo o retiradas, a lo largo del año 2018. Desde el fallecimiento de Enrique Castro Quini o del expresidente del Barcelona, Josep Lluis Nuñez, hasta el asesinato de Daniel Correa, jugador del Sao Paulo. Han sido sucesos que han dejado un poco más huérfano al balompié.

Pero ha sido el deporte en general el que se ha visto asolado por numerosas pérdidas. Javier Otxoa o Armand de las Cuevas también perdieron la vida este año, y más recientemente una pionera del boxeo español como María Jesús Rosa.

Eso sí, especialmente desoladora fue la muerte del capitán de la Fiorentina, Davide Astori, que tuvo en vilo al fútbol italiano durante muchos meses. El joven jugador sigue siendo recordado en cada partido del equipo viola.

Enrique Castro 'Quini'

Un infarto dejó al fútbol español huérfano de uno de los jugadores más importantes de su historia. Quini, el legendario delantero del Sporting y del Barcelona, el Brujo del gol, provocó el llanto unánime de todo el deporte y el reconocimiento incondicional de sus compañeros y rivales.

Quini hizo historia con el Sporting de los Cundi, Mesa, Uría, Ciriaco, Joaquín, Megido y Enzo Ferrero, con los que hizo subcampeón de Liga al conjunto asturiano. También formó parte del Barcelona de principios de los años 80, en el que coincidió con Schuster, Maradona, Urruti, Alexanco o Simonsen y con quienes ganó dos Copas del Rey y una Recopa.

En total, marcó 281 goles y fue cinco veces Pichichi en Primera y dos en Segunda. Sus tantos, inmortales, pasaron a la historia del fútbol español. Su muerte, como su secuestro en 1982, causó una gran conmoción en España.

Davide Astori

El futbolista y capitán del Fiorentina fue encontrado muerto en su hotel de concentración antes de un partido ante el Udinese. Todavía en la actualidad sigue recibiendo homenajes y el club viola ha retirado su dorsal como homenaje. Tenía 31 años.

Josep Lluis Nuñez

Un cáncer acabo con la vida de uno de los presidentes más importantes de la historia del Barcelona. A los 87 años se despidió el hombre que rescató al club azulgrana de la ausencia de títulos gracias a la contratación de Johan Cruyff, que dirigió con éxito a un equipo que ganó su primera Copa de Europa en Wembley ante el Sampdoria en 1992 y las cuatro Ligas seguidas entre 1990 y 1994.

Durante 22 años, entre 1978 y 2000, llegó a ganar 175 títulos en todas la secciones: 30 de fútbol, 36 de baloncesto, 65 de balonmano y 44 de hockey patines. Núñez consiguió fichar a Maradona, armar el Dream Team de Cruyff, comprar los terrenos de Sant Joan Despí y, en definitiva, impulsar a un club que lloró a una figura que dio impulsó hacia el éxito al Barcelona.

Javier Otxoa

Ciclista español y deportista paralímpico, falleció en Alhaurín de la Torre (Málaga) después de una larga enfermedad. A lo largo de su carrera, Javier Otxoa tuvo que remar contra la adversidad tras ser arrollado en el año 2001 por un coche mató a su hermano gemelo Ricardo y que le provocó una parálisis cerebral.

Justo un año antes, Javier Otxoa ganó en el Tour de Francia la etapa Dax-Hautacam por delante de Lance Armstrong, pero tras su atropello tuvo que superarse a sí mismo para dar un cambio de rumbo a su carrera y ganar cuatro medallas en los Juegos Olímpicos de Atenas y Pekín.

María Jesús Rosa

Un cáncer fulminante acabó con una pionera del boxeo en España. María Jesús Rosa fue la primera española en proclamarse campeona del mundo del peso minimosca tras ganar a la estadounidense Terri Moss en 2003.

Se retiró con 31 años tras perder un combate por el título mundial contra Regina Halmich y solo 13 años después perdió una dura pelea que acabó con su vida de forma repentina.

René Houseman

Un cáncer de lengua dejó al fútbol argentino sin uno de sus mejores gambeteadores de su historia. René el Loco Houseman, participó en el equipo que ganó la Copa del Mundo de 1978 y fue un genio sobre la cancha que llegó a recordar a grandes regateadores como Garrincha o George Best. Pequeño y melenudo, debutó en Excursistas, cambió a Defensores de Belgrano y en 1973 fichó por el Huracán de Menotti.

Con 20 años, disputó sin pena ni gloria el Mundial de Alemania 1974 y después ganó el de su país con poca participación. Su alocada vida fuera del verde acabó con su carrera prácticamente a los 30 años, pero durante los años 70 fue un verso suelto entre el fútbol de fuerza y patada que no consiguió extinguir a nombres que creyeron en la magia como forma de ser.

Fermín Ezcurra

Osasuna despidió a su presidente de honor y al hombre que más tiempo estuvo al mando del club navarro. Durante 23 años, entre 1971 y 1994, con su gestión, libró al club de la ley de sociedades anónimas deportivas y apostó por la cantera de la ciudad deportiva de Tajonar, de donde salieron nombres como Javi Martínez, Fernando Llorente, Nacho Monreal, Raúl García o César Azpilicueta. Además, fue el artífice de la llegada de Michael Robinson al fútbol español.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento