André Silva celebra su segundo tanto en el partido entre Rayo Vallecano y Sevilla.
André Silva celebra su segundo tanto en el partido entre Rayo Vallecano y Sevilla. EFE

El Sevilla ha vencido con mucha solvencia al Rayo Vallecano en Madrid (0-4), en un partido que el equipo de Pablo Machín ha dominado de principio a fin, y en el que ha quedado claro que las ideas del exentrenador del Girona han calado en el conjunto hispalense. Tres puntos después de la exhibición en la Europa League del pasado jueves, que provoca el estado de optimismo en el Ramón Sánchez Pizjuán.

Míchel apostó por un once con mucho jugador técnico en el regreso del Rayo Vallecano a la primera división, y el Sevilla se aprovechó de la falta de 'pierna dura' del equipo local. Banega atraía a Medrán y Pozo, y después el equipo andaluz rajaba con Navas y Escudero, los dos carrileros. André Silva, no obstante, fue el gran protagonista del encuentro, después de conseguir un fantástico hat trick.

Fue el Mudo Vázquez, eso sí, el que adelantó al equipo sevillista. Fue una excelente jugada por banda derecha, con pelota al área de Jesús Navas y taconazo sublime de Vázquez. A partir de ahí todo fue rodado para los de Machín, y ahí apareció André Silva, el gran protagonista del encuentro. El 0-2 lo anotó el portugués, después de un excelente pase de Escudero, mientras que el exmilanista cazó un rebote al filo del descanso para poner el 0-3.

En el segundo tiempo el Sevilla bajó el ritmo, aunque Pablo Sarabia siguió buscando su tanto. No llegó, pero el que sí lo hizo fue André Silva, que se aprovechó de un enorme pase de Vázquez para firmar su hat trick. Eso sí, con suspensa, ya que la jugada había sido anulada previamente pero tras revisar el VAR, el tanto subió el marcador. También protagonista el videoarbitraje en el único tanto del Rayo, transformado por Embarba de penalti, en una infracción que había sido señalada fuera del área.