Ana Pérez
Ana Pérez de España compite en la categoría femenina de barras asimétricas durante el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística de 2017. EFE

Ana Pérez aspiraba a estar en la final de los Campeonatos del Mundo de Gimnasia Artística en Montreal (Canadá), y ya lo ha conseguido.

La sevillana lo hizo a sus 19 años y tras alcanzar una puntuación de 52,732 puntos, lo que la situó en el puesto 14 de la clasificación. Ya está donde ella quería, entre las 24 mejores del mundo, que se disputarán el trono la madrugada del viernes al sábado.

Pérez, considerada la gimnasta del futuro -por su corta edad-, tiene ya mucho presente. Está protagonizando un ascenso meteórico en la gimnasia mundial desde que, aún muy pequeña, comenzara en este deporte en su Sevilla natal junto a su hermano porque sus padres la apuntaron.

Actual campeona de España, el año pasado, con solo 18, representó a la gimnasia artística española en los Juegos Olímpicos tras conseguir la plaza en el Preolímpico disputado en Río.

La barra es su elemento preferido

La barra, considerado el aparato más difícil, es sin embargo "el que menos le cuesta" a Ana Pérez. Sin embargo, no solo es buena en esa especialidad, sino que es una atleta muy completa.

Eso aseguran los que más la conocen. "La progresión ha sido muy rápida porque ella es muy, muy trabajadora. Ha aceptado todo el esfuerzo que necesitaba", dijo de ella la seleccionadora española de artística femenina, Lucía Guisado. En la selección nacional lleva desde 2015.

"Me imagino un futuro lleno de éxitos y voy a trabajar para que se cumpla", dijo la deportista en una entrevista a 20minutos antes de la cita de Río. Éxitos que, parece, llegarán muy pronto...