La última sesión de entrenamientos libres del Gran Premio de Japón ha sido suspendida a causa de la niebla, que impedía volar al helicóptero médico en caso de que un piloto se accidentara.

Tras dos aplazamientos de quince minutos, a pesar de que la niebla seguía envolviendo el circuito del Monte Fuji, se encendió la luz verde de inicio de la misma, pero cuatro minutos después se volvía a detener por el mismo motivo del helicóptero médico.

Otro cuarto hora de espera y después otros dos periodos de cinco minutos, terminaron por consumir el tiempo de esta última sesión libre, previa a la sesión de clasificación.

Los entrenamientos oficiales podrían no celebrarse con motivo de estas condiciones adversas.