Alonso
Alonso celebra su título nada más bajarse del coche. (Efe) Marcelo Sayao

La emoción en la carrera sólo duró nueve vueltas, Schumacher salía desde la décima posición y, aunque se antojaba difícil, lo intentó. Alonso es de nuevo el campeón del mundo y, lo que es más importante, ante todo un rival como Schumacher, justo lo que quería el asturiano desde comienzos de esta temporada.

La salida, lo más peligroso para Alonso, fue limpia y el asturiano se colocó cuarto con el Kaiser a todo trapo. La carrera se ralentizó por la salida del Safety Car y todo se esperaba caliente, hasta que llegó la novena vuelta.

Schumacher intentó adelantar a Fisichella y, cuando parecía que lo había conseguido, el italiano se volvió a colocar a su altura. El alemán tuvo que rectificar y derrapó tanto que destrozó uno de sus neumáticos traseros. Un pinchazo del que no pudo recuperarse totalmente.

Error fatal. Justo por delante de Fisichella en el incidente iba Alonso, a quien las cosas se le ponían a pedir de boca. Era imposible que Schumacher, que salió de boxes en vigésima posición, pudiera ya ganar.

Massa, por delante, seguía esperando a Schumacher manteniendo su posición.

Alonso, entre el segundo y el tercer puesto, no intentaba adelantar pero tampoco se dejaba hacerlo. Button le siguió muy de cerca. Alejado de todo peligro, el español condujo a la estela de Raikkonen y Jarno Trulli (Toyota).

El primero se descolgó en seguida y el segundo tardó poco en abandonar por problemas mecánicos, al igual que su compañero, el alemán Ralf Schumacher.

Remontada espectacular de Schumacher

Por su parte, Schumacher, seguía luchando. Tras cambiar no sólo la rueda pinchada sino el conjunto entero de neumáticos y repostar, Michael Schumacher se incorporó a la pista en la última posición.

Pero se colocó sexto a falta de 20 vueltas, pero el tiempo con la cabeza era insalvable. Con todo, alcanzó la quinta posición para luchar por el título de constructores y devolvérsela a Fisichella. Le adelantó, pero aún no era suficiente para que Ferrari ganara a Renault.

Ferrari necesitaba copar las dos primeras plazas en Brasil para impedir el triunfo francés.

El alemán demostró hasta la última vuelta que es uno de los mejores pilotos de la historia. Se llegó a poner cuarto adelantando a Raikkonen en una pasada espectacular.

Seguía Massa delante, con Alonso, segundo, detrás y Button justo delante de Schumacher. Así acabó al final la carrera.

Mientras, en Asturias la fiesta ya había comenzado, tal y como todo el mundo pensaba que esto iba a acabar. Alonso, coronado de nuevo.

Encuesta

¿Será Alonso el nuevo 'Schumacher'?

Sí, reinará en la F1 muchos años.
46,88 % (1007 votos)
No, su reinado durará menos.
32,12 % (690 votos)
Alonso me da igual.
21 % (451 votos)