La baloncestista Alba Torrens
La mallorquina Alba Torrens, preparada para liderar a la selección. FEB

En 2011, Alba Torrens fue nombrada mejor jugadora de Europa con 21 años, pero a finales del año siguiente, cuando ya la había fichado el Galatasaray, se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, una lesión que arrojó ciertas dudas sobre su regreso. En enero de 2013, 352 días después, reapareció ganando la Copa de Turquía. Su recuperación está confirmada después de situarse segunda máxima anotadora de la primera fase del Eurobasket de Francia, que la selección española femenina ha acabado en primer lugar de su grupo con tres triunfos en tres partidos. La segunda ronda comienza este jueves con el duelo ante Eslovaquia (14.00 h).

¿Esperaban una primera fase tan buena?
Creo que teníamos un objetivo claro, que era el primer partido contra Rusia y eso está marcando nuestro camino.

Precisamente, la gran sorpresa hasta ahora es la eliminación de las rusas, actuales campeonas de Europa, ¿no?
Después del primer partido contra nosotras, les costó y se vinieron un poco abajo. Sí, es una sorpresa, pero también demuestra el gran nivel del campeonato. Está todo muy igualado.

No tenemos solo una canción, pero yo elegiría 'Ho Hey', de The Lumineers

¿Su ausencia abre el campeonato?
Ahora mismo no pensamos en eso. Pensamos en ganar los tres partidos para lograr una buena posición de cara a los cuartos de final.

¿A qué equipo ha visto más fuerte?
A Francia, porque tienen grandes jugadoras y porque juegan en casa.

¿Cuál es el objetivo?
Lucharemos por ser quintas, que nos asegura plaza para el próximo Mundial. A partir de ahí, ya veremos.

¿Hay que frenar para no caer en la euforia?
Es bueno estar bien, con buenas sensaciones y motivadas, pero sabemos que no hemos hecho nada. Eso te baja la euforia. En cada partido nos tenemos que poner las pinturas de guerra.

Empiezan la segunda fase contra Eslovaquia. ¿Qué tipo de equipo es?
Se parecen un poco a nosotros en que son muy peleonas. Además, tienen muy buenas tiradoras. Será un partido complicado y duro. En estos campeonatos casi no te puedes permitir fallar.

Estoy recuperando mis movimientos. Ya no tengo miedo de la rodilla¿Y cómo es el juego de nuestra selección?
Agresivo, rápido y con carácter ganador.

Segunda máxima anotadora, recuperación confirmada.
La verdad es que me estoy sintiendo muy a gusto. Unos días puedo estar más acertada y otros menos, pero tengo buenas sensaciones. Estoy jugando sin miedo.

¿En su rodilla?
Sí. En el último par de meses ya puedo decir que no tengo miedo y estoy recuperando los movimientos de antes. Cuando regresé, después de un año sin jugar, me costó física y mentalmente. Es una cuestión que cuesta olvidar, pero ya no pienso en ella.

Como decía un periodista deportivo, ¿está viendo el aro como una piscina?
Cuando empiezas un partido con confianza, te da un plus de confianza y tiras más decidida. Pero, a veces, comenzar mal también es un aliciente para recuperarte a lo largo del partido.

¿Cómo se vive desde dentro del vestuario la mezcla de juventud y veteranía?
Esta ha sido nuestra fórmula durante años y ha funcionado. Las más jóvenes siempre nos hemos aprovechado de las veteranas dentro y fuera de la pista. Nos han transmitido ee carácter ganador que nos hace sobreponernos a las dificultades. Ha funcionado la conexión.

La situación en España no es la mejor por la crisis y desde el exterior llegan oportunidades

¿Qué novatada le han hecho las debutantes?
(Risas). Nos hemos portado bien. Bailar y repartir la ropa por las habitaciones.

¿A usted que le tocó?
Bailar y disfrazarme.

¿Ya tienen canción para antes de los partidos?
No, la verdad es que no. Tenemos unas cuantas.

¿Y usted cuál elegiría?
Una pop. Ho hey, de The Lumineers.

Después del Europeo, se retiran Amaya Valdemoro y Elisa Aguilar, ambas con 36 años. ¿Será usted el referente indiscutible a partir de ese momento?
No creo que sea hora de hablar de líderes. Lo que te hace ganar es el equipo, no una jugadora. Cada una tiene que asumir su responsabilidad.

Como muchos españoles, usted también ha emigrado.
La situación en España no es la mejor por la crisis y desde el exterior llegan oportunidades, no solo económicas, sino también deportivas. Yo no había salido nunca a jugar fuera y estas son experiencias que, si se te presentan, hay que cogerlas.

En Turquía algunas bengalas están permitidas, pero nunca me ha tocado salir corriendo

¿Es tan caliente la afición turca como parece desde la distancia?
Bueno, sobre todo hay follón en los Galatasaray-Fenerbahçe porque las aficiones son muy apasionadas. El resto de pistas son bastantes tranquilas.

¿Pero alguna vez ha tenido que huir de la pista?
En Turquía algunas bengalas están permitidas, pero nunca me ha tocado salir corriendo.

¿Le han contado algo de las revueltas de la plaza Taksim de Estambul?
Empezaron después de concentrarme con la selección y no he hablado mucho con mis compañeras del Galatasaray. Lo que me llega por las noticias. Llevo dos años en Estambul y solo puedo decir que me he sentido muy cómoda con el club, la ciudad y la gente.