El delantero del Athletic Club Aritz Aduriz dijo ayer que no descarta que pueda estar a disposición de Joaquín Caparrós para el último partido del año, frente al Real Murcia dentro de unos diez días, a pesar de la lesión muscular que se produjo en el entrenamiento del pasado lunes en Lezama. «Hay que ir pasito a pasito. Vamos a ver primero cómo va la evolución esta semana e iremos viendo. Lo importante es que no haya recaídas», explicó Aduriz. Por otra parte, el meta Aranzubia aseguró que no se siente «en el punto de mira» de la afición y de la prensa, pese a las críticas recibidas desde que sustituyó hace tres jornadas al lesionado Gorka Iraizoz.